Quien no conoce la historia…

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
Está condenando a repetirla y parece
que eso sucede una y otra vez. Cada país tiene su historia y cada una es
particular y concreta; pero también basta conocer los relatos de los pueblos y
en este caso del mexicano, para identificar similitudes entre ellas.

Por ejemplo sus tierras al igual que
las nuestras fueron descubiertas o más bien invadidas por España, un país
caracterizado en el siglo XV y XVI por librar una guerra ininterrumpida contra
el Islam, que aspiraba trasladar a sus nuevos dominios, todas las instituciones
políticas y culturales de la cristiandad; con principios políticos fundamentados
en la ideología mesiánica, que justificaba la ocupación de las tierras descubiertas,
consideradas un premio divino, a cambio de convertir al cristianismo a sus
habitantes aborígenes. Por su parte estas comunidades con un profundo sentido
religioso, rendían culto a sus dioses, primaba la vida comunitaria, la
jerarquización social y la mayoría trabajaba la tierra
, aunque también
sobresalieron en la construcción de templos, el trabajo artesanal, la guerra y
el comercio.
El pueblo mexicano relata con
absoluto rechazo como sus centros ceremoniales fueron destruidos y obligadas
sus propias comunidades a construir cerca de las ruinas y con los mismos
materiales, los nuevos edificios de la cultura española. Por ello y con justa
razón, Jaime Torres Bodet refiriéndose al 13 de agosto de 1521 cuando el pueblo
mexicano cae definitivamente en manos de los españoles, consagra: “no fue
triunfo ni derrota, fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo que es el
México de hoy”
.
Otra similitud la podemos
identificar en el abuso por parte de los gobernantes. Cada rebelión evocaba el
abuso del poder y así lo registró Francisco Madero quien impulso la causa
antirreeleccionista en 1.910 contra el régimen de Porfirio Diaz cuando
escribió: “el poder absoluto corrompe a quienes lo ejercen y a quienes lo
sufren. Cuando los pueblos abdican de sus libertades, la fatalidad los
persigue”
.
Un dato histórico para compartir: en
1822 el congreso mexicano eligió emperador a Agustín de Iturbide. Cuando impuso
una contribución de 40% sobre el valor de cada casa apareció este reclamo
anónimo: “cuarenta por ciento has grabado a la Patria de pensión, por eso en su
estimación cuarenta por ciento has bajado. Cuidado, Agustín, cuidado…”. En
efecto Iturbide abdicó en marzo de 1823 y fue fusilado el 19 de julio de 1824.
Para fortuna de muchos, en nuestra época ya no existe el fusilamiento ni para
los corruptos ni para quienes suben los impuestos.
24 de septiembre de 2018

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *