Reflexiones al celebrar el Día Internacional de la Mujer

Al celebrar el Día Internacional de la Mujer
es necesario hacer una reflexión sobre los avances que ha tenido la mujer
sandoneña en el proceso de conseguir que no se le vulneren sus derechos
.

Según el historiador Libardo Suárez Andrade la
primera que dejó el rol habitual de dedicarse a las labores del hogar y de
criar hijos fue Formarina Colunge, nacida en el corregimiento de San Bernardo quien
tuvo su primer trabajo como profesora en la vereda San Miguel por allá en
1.948
.
En la década de los años 50s se le unieron las
profesoras Aura Marina Zambrano nacida en el sector urbano y Julia Elvira
Zambrano nacida en el corregimiento de San Bernardo, quienes prestaron un
servicio invaluable en la educación de la comunidad sandoneña de aquella época
.
Por la misma época Josefina González se fue a
estudiar idiomas a Bogotá, luego viajó a trabajar a México y posteriormente se
radicó en Estados Unidos y Lenny Castillo Delgado se fue a estudiar
bacteriología a la universidad Javeriana de Bogotá
, trabajó un tiempo en la
capital de la república y regresó a la ciudad de Pasto en donde pasó sus últimos
días de su vida.
Más adelante se destacó Zoila Zambrano Rojas
quien desde muy joven se vinculó con la agencia de la Caja de Crédito Agrario
,
siendo la primera mujer en acceder a un cargo de oficina y de igual manera lo
hicieron Rosa Elena Correa, quien fue una de las primeras enfermeras de Sandoná.
En los años 60s fueron aumentando el número de
mujeres sandoneñas que decidieron dedicarse al estudio entre ellas Paulina
Goyes Rojas quien atendiendo la motivación de su padre Horacio se fue a estudiar
medicina a la universidad nacional, carrera que terminó en febrero de 1975
,
luego de superar algunos inconvenientes por la discriminación de sus
compañeros.
Precisamente la médica sandoneña que más
adelante realizó una especialización en pediatría, siendo una de las primeras
mujeres nariñenses en lograrlo, señaló que fue fundamental la llegada de las
hermanas franciscanas a Sandoná a orientar el colegio Nuestra Señora de Fátima
en la década de los años 50s, porque desde la dirección de la institución motivaron
a los padres de familia para que permitan que sus hijas estudien
.
Recordó que hasta mediados del siglo XX, si en
las familias sandoneñas nacía una mujer el pensamiento era que había nacido
“una cocinerita”
, en cambio sí nacía varón era motivo de orgullo para toda la
familia y la comunidad.
Señaló que las condiciones han cambiado, pero
aún se marcan diferencias en hogares en los cuales sus integrantes tienen un
nivel educativo bajo
, por lo cual se continúa la dependencia, la opresión y la
falta de oportunidades para la mujer.
Expresó que mediante la educación las mujeres
empezaron a ganar independencia y autonomía para tomar las decisiones que
consideraban acertadas en todos los ámbitos de la vida y dejar atrás viejos
esquemas impuestos por una comunidad muy machista, que hace parte de una
sociedad patriarcal en la cual sus instituciones y comunidades han sido
manejadas por hombres, la mayor parte de las veces
.

Añadió que pasarán varias generaciones para que se
pueda llegar a situaciones de igualdad entre hombres y mujeres, cuando todos
entendamos que a las personas diferentes hay que respetarlas porque también
aportan al desarrollo de la comunidad
.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *