Roundup y cáncer

Manzanas verdes
Espacio por la convivencia y la cultura
ciudadana
Por Lucciano
Ya era hora que Colombia cerrara las puertas
al monstruo.
Lo cierto es que a nosotros nos llegan las
cositas tarde, como siempre. En muchos países del mundo, latinoamericanos como Bolivia, Venezuela,
Ecuador y otros más, le cerraron las puertas hace ya varios años. Esta conciencia
de estado, nos demuestra que contra esos poderosos también se puede
 cuando la dignidad de los pueblos está por
encima de cualquier interés político o económico.

La determinación adoptada hasta ahora por
nuestro país, obedece más al altísimo índice de enfermedades y mutaciones que
se han venido presentando en el país,
hace ya un poco de tiempo
, espacio en el cual, el negocio del monstruo,
engordaba y engordaba mientras el cáncer carcomía, carcome y seguirá
carcomiéndonos, mientras su consumo (porque nosotros nos metemos todo ese
veneno), su uso, y esas malas prácticas de envenenamiento  continúen.
El famosísimo Roundup cuyo principio activo es
el mortal glifosato, se ha convertido en el pan de cada día de nosotros los
consumidores, la sencilla razón es el uso cotidiano de este terrible veneno. La
cadena arranca en el campo, nuestros campesinos, lo han adoptado como el
irónicamente salvavidas en su práctica laboral
, es pues el primer “paciente” y
promotor pasivo de la cadena destructora, luego nosotros como consumidores de
los productos y para rematar, nuestra querida y maltratada Pacha Mama, es la
que finalmente acarrea las consecuencias del terrible monstruo.
Para Monsanto y sus altos analistas y
científicos propios, el glifosato obviamente es inofensivo, y la estrategia que
se tiene que venir para contrarrestar su caída del negocio en Colombia va a ser
muy agresiva, pues a diferencia de los países que en el mundo entero lo han
sacado, (único remedio de erradicar ese terrible mal), vendrán políticas que lo
amparen para que siga obteniendo sus jugosas ganancias
, solo que cambiado de
nombre o por el contrario, metiéndonos un producto mejor, para curar nuestro
cáncer.
Por ahora el monstruo, se siente herido, pero
preparado para atacar, sin piedad.
No le abramos la puerta, no más fumigaciones
con roundup, ese monstruo nos está matando y seguirá matando a todas nuestras
generaciones y nuestra Pacha Mama
.
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.