Señores Fiesta del libro, ¡p. f., lean propuesta esta vez!

Desde Nod
Por Alejandro García Gómez
En 2012 hice una propuesta al director y a los
organizadores de la Fiesta del Libro de Medellín, que buscaba el fomento a la
lectura
. Nada. La repetí en 2013, año cuando fue desinvitado de la Fiesta del
Libro el escritor Gardeazábal, porque según Juan Diego Mejía –el director, que
se disculpó públicamente con su maestro-, no alcanzó a leer y darse cuenta de
que el escritor era uno de los invitados por una universidad.

Ese año, nada tampoco. En 2014 escogí los
primeros días de abril para repetirla. Igualmente, nada. Como soy redomadamente
terco cuando estoy seguro de que una idea puede beneficiar a esa parte de la
humanidad que me rodea, que es mi Humanidad, vuelvo a hacerla, con el deseo de
que al menos la lean y así me den un NO rotundo, que sea con razones
. En
nuestra burocracia, pedir esto, sé que es demasiado. A sabiendas, lo hago.
Es un círculo vicioso la queja sobre la baja
venta de los libros y la escasa lectura, la que se hace por placer y nada que
ver con estudios o con obligaciones académicas
. Los libros son caros en
Colombia y quizá es otra de las razones por las cuales la gente no lee. Pero
también a los libros se les colocan altos costos porque van a permanecer por
años en los anaqueles de las librerías –con los mismos precios- y los editores
prefieren avaluarlos entre 5 y 10 veces su costo (del que sólo un 8 al 10% es
para el autor). No sabemos cómo mide la Cámara Colombiana del Libro sus índices
de lectura. No sé qué importancia le dan al préstamo institucional e
interpersonal entre los bibliófilos; a la compra-venta de libros usados; a la
piratería que mueve el dinero del que viven miles de colombianos desempleados y
quienes se lucran de ellos, etc.
Hay una modalidad que se está usando en
algunas instituciones muy serias de Medellín: la bibliteca de la Universidad
Eafit –todo el año, pero más durante dos días- y Comfenalco -en fechas fijadas
por ellos, p. ej. al comienzo de cada año lectivo-. Es posible que otras
instituciones la estén haciendo y, por mi desconocimiento, no las registro. En
la Fiesta de 2013 la practicó también el periódico El Espectador.
Seguir quejándonos cada año, en los días de
feria del libro –de Bogotá, de Medellín, de Pasto, etc.-, de la falta de
lectura es un estribillo al que recurren los periodistas, cada año. Dan porcentajes,
sacan ejemplos de Internet, etc., todo lo que conocemos.
Lo que propongo para la Fiesta del Libro de
Medellín -y para todas las ferias del libro del resto de ciudades- es que desde
cada alcaldía y con apoyo del Ministerio de Cultura se institucionalice el
intercambio de libros usados entre los usuarios lectores, ojo, entre lectores
.
¿Cómo hacerlo? Ya cada alcaldía tendrá la imaginación y libertad para hacerlo.
Como sugerencia solamente, propongo que en Medellín les sea consultada u
otorgada esta responsabilidad a las instituciones mencionadas arriba –y a otras
que tengan esta experiencia, acreditada, si las hay-. Como medida
complementaria propongo también que las bibliotecas públicas del país, por lo
menos las principales de cada ciudad, tengan este servicio, reglado, con una
previa y adecuada instrucción a sus funcionarios.
Es posible que en principio esta propuesta
parezca ingenua y poco grata, no sólo a quienes devengan su sustento de la
circulación de los libros, incluida su compra-venta, sino a otras personas en
general. Mi propuesta va más allá de un simple canje de libros usados. Si la
vemos con un poco de detenimiento, busca también ampliar el radio de los
bibliófilos. Sembrar semillas para que sea más gente la que lea, no sólo con
una visión mercantilista, sino, y es lo más importante, formar y acrecentar más
lectores
. En una visión a largo plazo, nuestro país ganaría culturalmente y,
por supuesto, las editoriales y las personas que viven de los libros también.
El señor alcalde de Medellín tiene la palabra por medio del encargado en este
2015 de esta ya tradicional Fiesta del Libro. ¡Preparémonos para las noches y
los días del libro!  27.VIII.15

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *