Si va a usar vehículo sea prudente

Hasta los últimos meses del año
anterior, notábamos la presencia de unidades de policía de Tránsito y
Transporte, rondar por las calles y carreras de Sandoná y una que otra vez
ubicarse en zonas estratégicas por las afueras del área urbana, cosa que para muchos
quedaban estupefactos y era el terror por no decir para casi todos los
sandoneños encontrarse con estos retenes, pues aunque ya llevaban un tiempo
considerable en nuestra población, no nos habíamos acostumbrado a su presencia,
y muchos los miraban como los malos dentro de un desenvolvimiento cotidiano en
el municipio
.

Hoy nos damos cuenta que las unidades policiales de transito ya no están en el municipio, y para muchos ha
sido lo mejor, creo que encaja de la mejor manera aquel adagio popular que dice,
“cuando el gato no está…” ya ustedes sabrán complementar…
Por cuestiones de región, ubicación,
tal vez estigmatización, nuestro municipio al igual que toda la región del
departamento, no goza de ser una población económicamente rica, o
potencialmente desarrollada, y analizando esto, me viene la pregunta,
¿Necesitamos ser ricos, desarrollados como un país de primer mundo, o ser
potencia mundial, para tener una actuación pensante e inherente de un ser
humano, en el buen librar cotidiano
? y no me alcanzaría un día para nombrar
cuantas cosas de esas malas actuaciones que a diario vemos, de nosotros los
humanos y para no ir más lejos, centrándonos en los sandoneños. 

A qué viene
esto, dirán ustedes. Retomando lo que inicialmente expreso acerca de la no presencia
policial de Tránsito y Transporte en Sandoná, y lanzo otra pregunta sencilla
¿necesitamos en nuestro pueblo, a un policía de tránsito para portarnos bien? Y
siendo más directos no es cuestión del nivel de educación académica que se
tenga, del estrato social en el que se esté, de cómo te vistes, como caminas o
el trabajo que tienes, sencillamente es un proceder de una persona que fue
dotado con un cerebro capaz de razonar, y ese capaz de razonar nos toca a
todos, los humanos, así que la respuesta a la segunda pregunta lanzada le damos
forma en el momento de escribir y tal vez de ustedes leer, si yo me considero
un ser pensante no necesito que nadie me vigile para portarme bien, porque
tengo un compromiso ético conmigo mismo y más aún en espacios que son de todos
,
y que a la vez no nos pertenece.

Así que nos toca como sandoneños
apropiarnos de una buena armonía en las calles, y sin esperar que alguien venga
a imponer orden, podemos actuar como un buen ciudadano
. La demarcación ya está
dada y la enseñanza de cuales los sentidos correctos para transitar creo que
todos la conocemos.
El sentido de esto no es yo escribo y
usted lee, el sentido de esto, es ir más allá, es que motivados por ver a un
municipio organizado, y más que eso evitar posibles hechos que nadie queremos
vivir como accidentes, en muchas ocasiones por imprudencia, todos aportemos
algo, y ese algo puede ser sencillamente, usted que ahora está leyendo, invite
a su familiar, llámese, padre, hijo, hermano, amigo o vecino que cuando salga
en el vehículo de transporte, lo haga como una persona racional a hacer parte
del orden ciudadano en las calles de Sandoná o una ciudad cualquiera
,
procurando una buena armonía ciudadana, sin necesidad que un policía de
Tránsito y Transporte tenga que enseñarle algo que sencillamente ya conoce. 

Que
después de leer esto su actitud sea de manera personal o con una llamada desde
la distancia tal vez, a quien usted conoce sea para decirle sencillamente, “si
va a usar vehículo sea prudente”, “use casco”, “no vaya en contravía” o “maneje
despacio”, a lo mejor usted puede prevenir un accidente que puede ocurrir hoy.
Que su llamado sea preventivo y constructivo y no de lamento sin ya solución.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *