Un grito nacional

Rincón consaqueño
José Rodrigo Rosero Tobar
roserotobarjoserodrigo@gmail.com

Un grito de júbilo inundó los aires colombianos cuando la diminuta figura, que muy pronto se convirtió en gloria nacional, atajó el balón enviado desde el círculo de lanzamiento del punto penalti y una selección de nuestro país, por primera vez, clasificó a la final de un torneo mundial.

Sin importar la categoría en la que actuaban, las heroínas nacionales pusieron a vibrar a un país ávido de emociones de esta naturaleza para esconder por lo menos por unos momentos, el caos acumulado en décadas y décadas de descomposición nacional. 

Prontamente volvimos a la realidad, pues el equipo de un país avezado en estos menesteres de participaciones en torneos de fútbol a nivel mundial, con un gol de esos que quieren y no, venció a nuestro conjunto en el juego final, aunque nos queda vibrando en todo nuestro ser lo que pudo haber sido y no fue y sentimos ese jolgorio por la gesta que acababa de culminar dentro de la cita orbital.

Los reconocimientos, confundidos con recriminaciones de dirigentes y personajes del orden nacional, vienen y van. Acá, desde este terruño muy lejano del centro del territorio, nos atrevemos a elevar un agradecimiento profundo a quienes lograron la hazaña con un grito prolongado que ojalá lo alcancen a escuchar.

Consacá, 04 de noviembre de 2022

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *