Una de las 20 víctimas del accidente ayudaba a los jóvenes

Tomado de www.eltiempo.com

Carlos Mario Acosta Guerrero había tomado el bus de Transipiales en el corregimiento Llorente, en Tumaco, pero la muerte lo sorprendió mucho antes de recorrer la mitad de un camino con rumbo hacia Cali.

Este joven seminarista es una de las 20 víctimas fatales del accidente del automotor en la madrugada de este 15 de octubre, cuando movilizaban por la vía Panamericana.

El bus se estrelló contra una baranda que servía de barrera en la carretera y quedó colgando de cara a un abismo.

Pertenecía a una familia humilde de Llorente, en la que aprendió muchos principios y valores.

“Era una gran persona, un joven muy bueno, con una gran moral, le gustaba trabajar por su gente, por sus jóvenes, era muy participativo”, así lo describió un amigo en la parroquia de ese lugar.

Era una gran persona, un joven muy bueno, con una gran moral, le gustaba trabajar por su gente, por sus jóvenes, era muy participativo

Tenía 23 años y había nacido en Linares, también municipio de Nariño, pero toda su vida transcurrió en Llorente.

“Él vino desde muy chico aquí y se encaminó por el sacerdocio”, comentó.

Estaba estudiando en el Seminario de Cali desde julio pasado. Por eso iba de regreso a la capital del Valle y había comprado el tiquete para abordar el bus, a las 9 de la noche del viernes 14 de octubre.

Había tomado unos días de descanso que le dieron en su parroquia y los quiso aprovechar visitando a su familia.

“Era un gran hombre en toda la expresión de la palabra, con grandes valores”, volvió a insistir el allegado que pidió no decir su nombre. Solo quería que se resaltara la pérdida del seminarista.

Entre tanto, en la Diócesis de Tumaco enviaron voces de condolencia a sus familiares.

“La Diócesis, su obispo, monseñor Orlando Olave Villanoba; el presbiterio en pleno, los seminaristas y fieles de distintas parroquias lamentan profundamente el fallecimiento de nuestro seminarista Carlos Mario Acosta Guerrero, ocurrido en un accidente de tránsito el día de hoy (15 de octubre)”, fue el sentido mensaje enviado desde la Iglesia católica, en el puerto de Tumaco.


Así mismo, la Diócesis de Pasto expresó su solidaridad y cercanía por el fallecimiento del seminarista:


El cuerpo de este nariñense se encuentra en las instalaciones del Instituto Nacional de Medicina Legal, en Pasto, junto a las otras 19 víctimas del trágico accidente, que además dejó 14 personas heridas que se movilizaban en el bus.

El cuerpo del seminarista será enviado luego a Tumaco, este domingo, donde lo esperan sus familiares para efectuar sus honras fúnebres.

Nota original:

https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/tragedia-en-narino-una-de-las-victimas-fatales-ayudaba-a-los-jovenes-710172

Notas relacionadas:

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *