Una paz completa…

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
Es la pretensión del gobierno colombiano,
según lo manifestó el Jefe de Estado al referirse a la iniciación de los diálogos de paz con el ELN, grupo
armado del que con seguridad no hemos olvidado sus incursiones, pero, ¿cómo están organizados,
quienes lo constituyen?

Se dice que el ELN nació en el siglo XX en la
década de los 60 y que sus raíces se enmarcan en 3 grupos sociales: un sector
urbano de estudiantes  impactados por la
revolución cubana de 1.959, motivados por una ideología socialista pero
inspirados en una interpretación latinoamericana; defienden la liberación
nacional, de donde nace precisamente el nombre adoptado por este grupo
guerrillero. Otro sector fue conformado por la élite de una corriente que surge de la Iglesia Católica en América Latina y que propendía por la Teología
de la Liberación
; eso explica el ingreso por ejemplo, de los sacerdotes Camilo
Torres y Manuel Pérez. Y el tercer grupo, integrado por organizaciones sociales
del sector rural y de  diferentes
regiones. Por mantener un alto grado de descentralización y autonomía en sus
estructuras dispersas por el país, se afirma que al operar en la mayoría de los
municipios donde hace presencia las FARC, es 
indispensable acordar desde los inicios de los diálogos, el cese al
fuego, toda vez que de no ser así, el pos-conflicto con uno solo de los grupos
armados, sería muy complicado de supervisar y controlar.
Se iniciaran entonces las negociaciones, se
tendrá el apoyo de diferentes países, participarán las víctimas y se
tocarán los demás aspectos relacionados pero no idénticos a los que se
adelantan en la Habana, por tratarse según se dice, de dos grupos armados diferentes. Por su parte para los
colombianos, este nuevo emprendimiento
revivirá los malos recuerdos, las masacres, los secuestros, la angustia del
pasado y del presente por los episodios recientes y las situaciones no resueltas con
este grupo insurgente. Pero una vez más,
hay quienes ratificamos que para evitar repetir la historia y que Colombia se siga desangrando, es
necesario realizar estos grandes
esfuerzos porque la vida y la seguridad de los colombianos lo valen y esperar
con fe y optimismo que en realidad
avancemos 
“con mayor esperanza hacia el fin definitivo del conflicto
armado” como lo dijo el Señor Presidente. Que Dios permita que así sea.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.