Una semana después

Visión de mujer

Por Elsy Melo
Maya
“Presidente
Santos, Premio Nobel de Paz. El mundo reconoce su esfuerzo. Felicitaciones”.
Ante hechos
como los del pasado 2 de octubre, que
por sus implicaciones serán inolvidables para los colombianos y la comunidad
internacional, son muchas las lecturas 
desde los diferentes sectores, pero es una sola la tristeza y la
preocupación que Colombia siente
. La determinación final se logró con un mínima
diferencia, y lo cierto es que no refleja el sentir
nacional, no votaron todos los que querían hacerlo, como por ejemplo la Costa
Atlántica por cuenta del huracán, ni todos participaron con opiniones objetivas sino que prevaleció el
comentario malsano, la desinformación y otra clase de intereses ajenos a los de
la nación.
En nuestro territorio, si bien Nariño votó en
favor de la paz, vale la pena el análisis por municipio; habrán actores que
brillaron por su participación y otros que se destacaron por su ausencia. No
cabe duda  que lastimosamente la
politiquería también hizo presencia. Si bien un porcentaje importante de
ciudadanos votaron a favor de la paz,
otros lo hicieron en contra de las administraciones, con el mezquino criterio
de que apoyar el plebiscito era
respaldar al mandatario local
.
Las verdaderas
víctimas votaron afirmativamente y el mapa de resultados lo demuestra; la abstención volvió a brillar y adicionalmente fueron innegables las influencias
negativas procedentes de sectores que debieron ser protagonistas de
la paz por su condición y esencia, pero que en realidad ayudaron a desinformar
con sus mensajes erróneos, sectarios y hasta mentirosos
. Y finalmente el
resultado fue tan sorprendente, que hasta quienes lo promovieron no lo podían creer y lo que es peor, ni siquiera
tenían una propuesta seria y concreta para el país. Ojala sean capaces de
actuar con la responsabilidad que se necesita, ahora que nuevamente el Señor Presidente los ha convocado.
Colombia entera
busca la paz y confiamos que se dejen de lado las dilaciones, los pronunciamientos sesgados y las propuestas a medias y todos se unan con sinceridad en la búsqueda de ese propósito nacional que no puede quedar sujeto a otra clase de
prevalencias ni a plazos lapsos y acomodados, que tan solo trasmiten una lectura difusa de intereses ocultos pero claramente dirigidos a dilatar hasta las
próximas elecciones presidenciales, un tema que como la paz, no da espera
.

Octubre 10 de
2016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.