Carta abierta a Sandoná

Por Julio David Cordovilla
[email protected]

Días oscuros atraviesa Sandoná: olas de calor,
incendios forestales, sequías, inundaciones, intolerancia política, entre
otras
, que no permiten avanzar en la construcción de un pueblo más culto,
respetuoso de sus recursos naturales y de las diferencias de sus habitantes.

Eso sí, la solidaridad y el cariño ante las
tragedias es una gran esperanza porque somos hijos de una misma madre: nuestra
tierra sandoneña
. Con gran orgullo podemos decir que nacimos en la tierra
dulce, del río parado, de los paisajes sin igual, de hermosas mujeres, de
hombres trabajadores, de artistas talentosos.
Muchos hemos partido a otras ciudades o países
por estudio, por trabajo, por deporte, por cultura, por cumplir nuestros
sueños, y contribuir un “poquito” a engrandecer nuestra patria chica.
Las noticias de los últimos días son tristes:
bosques, cultivos, casas y otros enseres quemados, familias que lo han perdido
todo
, y a la distancia, la impotencia de no poder contribuir a quienes
necesitan de nuestra de mano, de nuestro apoyo de nuestras capacidades físicas
e intelectuales.
Lo acaecido no es más que el resultado de los
errores que como seres humanos venimos cometiendo con nuestro entorno
; no es
momento de echar culpas a fulano, a zutano o a mengano; es momento de que todos
aportemos para recuperarnos de esta tragedia.
Por mi parte y con el apoyo de los profesores
de mi universidad en Costa Rica (EARTH), estamos empezado la formulación de una
propuesta para la recuperación de suelos y bosques que se han visto afectados
por el fuego
. Recuperar lo perdido es un proceso que debe iniciar ¡YA!
“Rehabilitar la tierra” es un proceso a corto, mediano y largo plazo que
requiere un gran esfuerzo institucional y comunitario. La pérdida de flora y
fauna puede ser irremediable, pero debemos luchar juntos en asambleas, talleres
y mingas porque sin el campo no somos nada.
Les dejo a consideración a ustedes lectores
(estudiantes, padres de familia, administrativos) algunas recomendaciones en
las cuales se debe profundizar: Los suelos afectados se verán sometidos a
erosión y pérdida de nutrientes, por lo que se debe empezar a diseñar sistemas
de siembra en  terrazas o curvas de nivel
cultivando plantas fijadoras de nitrógeno (fríjol, tréboles, soja, arvejas,
entre otras)
que es uno de los elementos que más se pierde por el paso del
fuego; con los campesinos afectados urge el diseño de sistemas agroforestales
para aprovechar los espacios de terreno no afectados, haciendo un uso racional
y efectivo del agua.
Además de recomendaciones agronómicas, lo que
necesitamos en el pueblo es educación y conciencia ambiental, arte y cultura
,
ya que son estos son los cimientos para que nuestros niños, jóvenes y adultos
vivamos en armonía entre nosotros y  con
la madre naturaleza.
Insto a nuestras autoridades locales presentes
y futuras a fortalecer a los organismos de socorro a formular planes reales de
conservación de los recursos naturales, a prevenir más que a curar, señores
candidatos lleven la Paz y el Desarrollo a Sandoná.
Guaicosos y Guaicosas, seamos guardianes de
nuestro territorio, de nuestra montaña, de nuestra agua
.
Un abrazo afectuoso y solidario a todos
ustedes allá en Sandoná. Les dejo mi información personal y estoy en
disposición para ser contactado y que juntos trabajemos en esta y otras
propuestas que nazcan desde la comunidad.
Julio David Cordovilla Cabrera

(+ 506) 848469900

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *