Columna Desde Nod por Alejandro García Gómez

Negociaciones pre-Proceso de paz (1)
Nuestra sociedad no está preparada para
conocer esa verdad
-palabras más o menos- fue lo que respondió el entonces
Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo –hoy prófugo- a un periodista, al
preguntársele que cuándo se sabría la verdad sobre el paramilitarismo, sus
relaciones con el narcotráfico y con instituciones estatales o con elementos de
éstas, y con el llamado proceso de paz de entonces con sus cabecillas. Nada se
divulgaba oficialmente. Nada se supo por un tiempo. Nadie sabía a qué se había
comprometido el gobierno, excepto por algunas filtraciones a la prensa,
presuntamente realizadas por alguno de los dos bandos.

Tres hechos fortuitos hicieron que el panorama
que se estaba dando según las predicciones del Dr. Restrepo colapsara, así
hubiera caído en cámara lenta: el primero fue el decomiso del computador de
Edgar Fierro Flórez
, á. don Antonio, lugarteniente de Rodrigo Tovar Pupo, á.
Jorge 40. Se supo luego que el computador pertenecía a á. Jorge 40 y no a á.
don Antonio (¿estrategia chantajista?). Como hecho jurídico, y aun histórico,
el decomiso fue más importante que la misma captura de su albacea, por los
nombres de personajes de la vida empresarial, política y aun de las Fuerzas
Armadas allí enlistados, incluidos los de la seguridad presidencial, DAS,
dirigida entonces por Jorge Noguera (2002-2005). También figuraban algunos
pactos entre ellos.
El segundo fue la rebatiña entre el director
del DAS de entonces -Jorge Noguera, hoy sentenciado por la Corte Suprema de
Justicia y sancionado por la Procuraduría- con su jefe de informática -Rafael
García, motejado ahora El Ventilador, hoy prófugo, al parecer en Venezuela-,
por una minucia de dinero, unos poquísimos millones de pesos según la prensa.
Todo el sigilo con que se protegió el proceso, colapsó con estos dos fortuitos
hechos a los que se les agregó el tercero, que fue la agria disputa entre el
entonces director del DAS, Jorge Noguera Cotes, y su subdirector Miguel
Narváez
, ampliamente divulgada entonces por la revista Semana en fecha
12.II.06.
Otro ejemplo de proceso de paz histórico un
poco más lejano:
Después de que los años de poder lo
enceguecieran y debido también a su sectarismo conservador, el Jefe de Estado
colombiano más progresista del s. XX, pretendía perpetuarse por medio de otra
elección amañada. Las élites liberal-conservadoras que lo habían subido al
solio de Bolívar y que ya estaban hartas con sus arbitrariedades y desmanes
–perdonándole su corrupción, como ahora se la perdonan a los otros-,
secretamente también buscaron su caída con dos pactos en España: Benidorm
(1956) y Sigtes (1957). Alberto Lleras Camargo por los liberales y Laureano
Gómez, por los conservadores. Todo a espaldas del pueblo y en el más estricto
secreto. De aquí nació el llamado Frente Nacional que pretendía, según lo
proclamaron estas élites, derrocar al Dictador Rojas Pinilla
para lograr la paz
de nuestro país –antes lo habían subido para buscar también la paz-, que para
ellas era entonces hacerse a la repartición de la riqueza del Estado, nuestra
riqueza, por 4 períodos de 4 años cada uno, sin tener que llegar a la rebatiña.
Así no tendrían para qué querellarse más, es decir, no tendrían la necesidad de
volver a mandar a matar a los seguidores del otro partido con los suyos propios
(lo de mandarlos a matar con sus seguidores fue para no ensuciarse sus manos ni
sus inmaculadas almas y así comulgar en misa). Jamás se pactó entonces conocer
la verdad ni exigir la reparación, porque fue otro pacto de yo con yo. Este
violento y rapaz proceso de paz fue origen y causa, a manera de eslabón, de la
violencia actual.
Nota.- Ni la paz ni el bienestar de Colombia
deben arrodillarse ante ningún país o gobierno, o lo que fuere, externo a
nosotros. Quien desee ayudarnos que no sea bajo el chantaje. El gobierno
venezolano se pifió. Requerimos prudencia pero firmeza. 30.V.13

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.