Defendamos el parque Bolívar

El despertador del sur
Por. Jorge Arturo Bravo
despertadordelsur@hotmail.com

Durante más de 40 años, después de la última remodelación del Parque Bolívar, en el gobierno de Arcesio Sánchez Ojeda, si no me equivoco, este parque permanencia cerrado con unas excelentes barandas de hierro, con tres amplias entradas para facilitar al público su ingreso y disfrutar, en familia, con tranquilidad y seguridad de este bonito espacio.

Es diferentes horarios, pero espacialmente en las tardes niños, jóvenes y adultos, podían disfrutar de deportes como microfútbol, volibol y baloncesto; en las mañanas, desde las cinco y también en las noches, se podía practicar el atletismo y el domingo no podía faltar la visita familiar; olvidaba decir, que los niños también disfrutaban de sus juegos infantiles, es decir, todos los pastusos, de todas la edades, hombres y mujeres nos gozábamos este parque.

Pero lamentablemente, hace muy poco tiempo, vino la famosa remodelación por parte de Avante y prácticamente, no obstante, las millonarias sumas de dinero que se invirtieron, se “lo tiraron”, como se “tiraron “el estadio de fútbol al quitársele las graderías; en su momento cuestionamos esa remodelación, y vemos ahora como este bonito parque, especialmente sábados, domingos y festivos, esta convertido en todo, menos en parque. Y qué decir de la inseguridad, de las “ratas” que se dice hacen de las suyas.

Hoy es un escenario donde se ve hasta los juegos de azar, “dónde está la bolita, dónde está la bolita” es uno de ellos; lo observamos igualmente convertido en sancocharías, ventas de abundante colesterol, morcilla, chunchullo, ubicado en las zonas dedicadas para los peatones motos que tranquilamente ingresan a su interior, poniendo en peligro a los niños y a los mismos adultos, en síntesis, todo es un verdadero desorden, un caos total, nadie puede disfrutar con tranquilidad de sus espacios

Por lo tanto, es urgente y necesario que desde la Alcaldía de Pasto se empiece a tomar cartas en el asunto y se destine los recursos necesarios para su inmediato cierre, con barandas de hierro como lo estaba antes, ¿y por qué no? Entregárselo, en algún comodato, a Confamiliar que esta entidad sí sabe cómo administrar un parque de estas condiciones. El parque Bolívar, nuestro parque Bolívar, no pude seguir siendo tan mal tratado como lo está hoy.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *