Encuentro celestial de dos entrañables Raúles

Mi ventana
Por Ramiro García


Así es, al reino celestial -si existe-, intempestivamente ha viajado nuestro queridísimo RAUL FAJARDO ROJAS (q.e.p.d.),  desprovisto de su característico y terrenal jeep verde con pedales ergonómicos especialmente acondicionados, hacia el seguro e inevitable sendero por el que todos transitaremos, para reencontrarse luego de varias décadas, entre otros, con su homónimo RAUL FAJARDO TREJOS, aquel inigualable personaje de la docencia, cuyo legado no es nada distinto que el compromiso ciudadano con los buenos modales, la disciplina, la solidaridad, y el amor por el deporte y el conocimiento. Y de eso damos fe quienes fuimos sus discípulos.

RAULITO – para diferenciarlo del prematuramente extinto docente-, lleva en su ligero y definitivo equipaje el amor que profesaba por la naturaleza; su inofensiva pero chispeante bohemia; el gracejo oportuno y mordaz, y la inteligente picaresca propia de la SANDONEÑIDAD, excelentemente representada en la parodia pública y festiva (en los tradicionales carnavales, su ausencia será notoria ) ; además de su bonhomía, de su amistad a toda prueba, y del  extraordinario coraje por la superación  personal y profesional, así  la caprichosa e inequitativa naturaleza le hubiera otorgado una frágil figura, como a aquel mítico pintor impresionista, TOULOUSE-LAUTREC. En compensación, fue un gigante en el difícil arte de mantener armoniosas relaciones públicas con todos sus paisanos. Y un ardiente tenorio. Bueno, así lo recuerdo.
Me ufano y enaltezco de haber sido alumno de aquel gratamente recordado educador, RAUL FAJARDO TREJOS – en honor a quien merecidamente un grupo de deportistas realiza un torneo de fútbol-, y condiscípulo y amigo de RAULITO; contexto que me compromete a escribir este corto pero sincero homenaje sobre estos dos personajes de la historia sandoneña, cada uno con distinto oficio, y protagonistas en diferente época y ámbito.
PD.  Sobrecogedora e impresionante la declaración del niño Steven Martínez, hijo del cabo José Libio Martínez, cruel e irracionalmente ejecutado por las FARC, cuando se dirige a los medios, y con  impotentes  quebrantados en la fe, manifiesta estar desconsolado porque sus plegarias no fueron tenidas en cuenta por los victimarios de su padre, ni por Dios y la Virgen de Las Lajas…………………………Que el tiempo sane sus heridas.

Author: Miguel Cordoba

3 thoughts on “Encuentro celestial de dos entrañables Raúles

  1. Dr.Cordoba:salud amistosa y respetuosa. Admiro su dedicación y constancia periodistica para informar sobre los aconteceres de nuestra patria chica muy quereida y recordada en todos los ámbitos del universo. Gracias por su generosidad patriótica.
    Augusto Giraldo Cabrera Rodriguez.

  2. Excelentes comentarios sobre nuestros dos opaisanos RAULES!!!
    MERCEN NUESTRA RECORDACIÒN Y PONDERACIÒN
    En la distancia nuestra solidaridad con NUESTRO SANDONA que merece muchos màs RAULES, PARA QUE SIGA SIENDO BELLA Y RECORDADA NUESTRA SNADONA DEL ALMA!!! RETO PARA LAS ACTUALES GENERACIONES!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.