Hacia el bicentenario de la Batalla de Bomboná 28

Remembranzas consaqueñas
5 y 6 de enero
Por José Rodrigo Rosero Tobar
[email protected]

Sumidos en el letargo carnestoléndico de la época, pasan los días apresurados en medio del bullicio de la gente que nos permite todo menos detenernos a pensar en menesteres de cierta formalidad, pues se ha trastocado la rigidez de nuestro diario vivir.

Los carnavales que estamos celebrando, digo estamos porque terminamos siendo cautivados por el deambular del paso del carnaval que arrastra hacia sí todo cuanto se mueve en este espacio terrenal, que tuvo sus orígenes en esta región, apartándose de la tradición de desarrollarse antes de entrar en tiempo de cuaresma, de una manera sencilla, pero que ha llevado su majestuosa forma de exhibirlos hasta los confines universales de declararlo patrimonio inmaterial de la humanidad.

La definición más sencilla de carnaval es la de mundo al revés y es que no solo todo se pone al revés, sino que las cosas se trastocan hasta el punto de olvidar el día que transcurre sin detenernos siquiera a pensar sobre lo que pasa a nuestro alrededor y a los demás.

El bullicio es calma, el disfraz es sobriedad, la sensatez abruma la intransigencia es ley general, lo informal es lo formal, nadie escatima todo es generosidad.

No soy erudito en el tema, pero los estudiosos dicen que el origen de la familia Castañeda en Nariño se debió a un momento aguardientero de un grupo de amigos por allá en 1928 por cierto acontecimiento sucedido con una familia que desde el Encano se desplazaba en romería hasta el santuario de Las Lajas y el 6 de enero se inició con igual espontaneidad cuando un grupo de sastres, en un momento de euforia, iniciaron la pintica en Pasto en 1912, desplazándose por el centro de la ciudad ante la mirada atónica de quienes observaban esta acción sin igual.

Se introdujeron luego desfiles, danzas precolombinas, juegos y se sacó a florecer habilidad artesanal, convirtiéndolos y asimilándolos a tradiciones centenarias de nuestro origen ancestral. En nuestro pueblo, después de haberse extendido por la región andina, cobran relevancia dependiendo de quienes se encuentran frente a los destinos de la administración local.

Consacá, 07 de enero de 2022

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *