“La carrera de ángeles”

Foto: Roger Vallejo
Desde hace dos
décadas las familias del municipio de Gualmatán celebran el 31 de octubre de
una manera muy diferente
a la gran mayoría de familias nariñenses.

El comunicador
comunitario Roger Vallejo indicó que las directivas de la Institución San José
tomaron la decisión de no seguir la costumbre de la cultura celta de Europa, de
celebrar la noche de brujas (Halloween), mediante la cual los niños se visten
de brujos o con cualquier otro vestido promovido por las casas comerciales.
Fue entonces cuando
surgió la idea de que niños y niñas se vistan de ángeles y salgan a las calles
gualmatenses a solicitar casa por casa si hay alguien por quien rezar y se detengan
a elevar oraciones por los seres queridos fallecidos en cada uno de los hogares
visitados
.
Foto: Roger Vallejo
A cambio los
menores reciben golosinas, pero no las comerciales, sino las que degustaban los
antepasados: los alfajores, el dulce de leche, las habas tostadas, el maíz
tostado, las tortillas de callana
, en una clara actividad de rescate de la identidad
cultural.
La jornada
desde sus inicios se conoce como “la carrera de ángeles”, en la cual los niños
en coro manifiestan: “Ángeles somos, del cielo bajamos, dulces queremos, hay
por quién rezar?
” en cada visita que realizan.
La especialista
Cornelia Zambrano docente de la Institución Educativa San José expresó que la
actividad tiene como fin cambiar las costumbres copiadas de otros países de
vestir a los niños con disfraces que no son propios de la región y de otro lado
rescatar las costumbres de los antepasados, quienes hacían sus dulces y los
compartían con las personas que rezaban por sus seres queridos
.

Vallejo,
director de la emisora comunitaria Verde Stereo, añadió que desde este sábado las
familias gualmatenses empezaron a preparar los alimentos para compartirlos con
los menores que este lunes se vestirán de ángeles
.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.