La llegada del reloj del santuario de Ancuya

Por Irma Zambrano

En un día como hoy, el 11 de Febrero de 1937, se llevó a cabo una multitudinaria minga para transportar el reloj que sería colocado en el templo de nuestro pueblo.

El párroco Alfonso Romo Lucero, después de haber terminado la reconstrucción de la cúpula del templo, para darle más realce a la construcción; en dialogo con la madre Caridad Brader y el presbítero Pedro Hecker, conocedores de una compañía suiza, les sugiere la compra de un reloj de cuatro esferas bien sonoro y moderno para la época. Por intermedio de los religiosos logró comunicarse con la compañía haciendo un arreglo económico por valor de mil setecientos pesos.

La empresa se compromete enviarlo por vía marítima por el puerto de Tumaco hasta Barbacoas y desde este punto fue trasladado a lomo de mula hasta Guaitarilla en cinco cajas de madera bien selladas ya que venía desarmado.

Ya encontrándose en el vecino municipio el cura de la época recibió el comunicado para que saliera con la comunidad ancuyana a recibirlo, como en aquel entonces Ancuya no contaba con carreteras, el padre Alfonso se vio en la necesidad de organizar comisiones con las personas que tenían animales de carga. Ya realizadas las respectivas comisiones se ponen de acuerdo en la forma como lo iban a transportar igualmente el día y la hora en que debían partir para traer el reloj.

Entre las personas que participaron en el transporte del reloj desde Guaitarilla hasta el pueblo de Ancuya, podemos mencionar a: Hernando Bravo, Gustavo Caicedo Bravo, Enrique y Jacinto Acosta, Mario Zambrano, Luis Zambrano, Telmo Rivera Zambrano, Ildefonso, Jacinto y Josefino Caicedo Díaz, Segundo Jurado y varios jóvenes de las diferentes veredas del municipio.

Plaza principal de Ancuya. Cortesía profesora Irma Zambrano

La caravana emprendió la marcha desde Guaitarilla por el camino de la Loma, llamado “Camino Real” al compás de los aires musicales de la Banda Pelleja; las señoras y señoritas se encargaron de la preparación del almuerzo para toda la comitiva.

La ciudadanía ancuyana esperaba con gran emoción en la plaza principal la llegada del reloj, aquel día fue una fiesta, este acontecimiento fue amenizado por la banda Dos de Julio dirigida por el maestro Teófilo Monederos.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba