La palmadita de la hipocresía

Endulzando palabras
Por Iván Antonio Jurado Cortés
Según el cronograma electoral, este 25 de
octubre se llevará a cabo las elecciones regionales en todo el país, evento que
permitirá a los colombianos elegir sus gobernantes y entes coadministrativos
por un periodo de cuatro años. Aunque es costumbre por esta época escuchar todo
tipo de comentarios alrededor del tema, se puede percibir la aceptación o
rechazo de propuestas políticas que empiezan a ventilarse en todos los
escenarios de la cotidiana vida
.

Cuando restan aproximadamente nueve meses para
conocer los nombres de las personas que guiarán los destinos de municipios y
departamentos para el siguiente cuatrienio, ya se sabe de algunos dirigentes
interesados en ostentar las envestiduras como autoridades locales y regionales
.
Ya empezó el rifirrafe entre los distintos bandos políticos, en ocasiones, tan
hostigantes que afectan y confunden al constituyente primario.
Obviamente que serán los potenciales electores
quienes finalmente determinen a los candidatos que supuestamente han reunido
los requisitos básicos, para que desde la figura de alcalde o gobernador
efectúen un buen gobierno, en beneficio de la ciudadanía como tal
.
Como dice el refrán, ‘entre gustos no hay
disgustos’, y esto es lo que viene sucediendo en todo el territorio nacional. A
esta altura, son miles los candidatos y candidatillos que pregonan convertirse
en jefes locales y regionales; sin embargo, con el paso de los meses muchos de
estos buscaran posibles alianzas que les permitan en algunos casos afirmar su
propósito
, y a otros, asegurarse parte de la mermelada gubernamental. Todo
depende de los arreglos estratégicos convenidos entre interesados.
Cuando la ciudadanía resalta la capacidad,
liderazgo, compromiso, perseverancia, carisma y trayectoria de los candidatos,
es cuando más acertado es la elección de una autoridad
. La humildad es otra de
las cualidades que la mayoría de electores manifiesta, que debe poseer la
persona proyectada a ser gobernante.
El tiempo es propicio para que los aspirantes
a cargos públicos muestren sus mejores dotes de conquista electorera
, todos
hacen uso de sus habilidades, algunas innatas, otras, con el inmenso esfuerzo
de fingir actitudes y posiciones demasiadamente hipócritas. Muchos políticos
manifiestan irresponsablemente que en el juego de la política se ‘vale todo’,
frase demasiado peligrosa, más en un ambiente tan conflictivo como el
colombiano.
Son tan irresponsables muchos de estos
personajes, que suelen jugar con la ingenuidad de la gente, sin importar las
consecuencias
. Desafortunadamente un significativo porcentaje de sufragantes,
aprovechan estas oportunidades para sacar ‘tajada’ como popularmente se dice, y
‘descrestar’ a los ostentosos que sueñan en llegar al poder político. Ha
llegado la hora de las prebendas, del dinero fácil y propuestas indecentes.
Los sorpresivos saludos así como las
palmaditas son comunes en los afanes electoreros
, no interesa lo irritantes que
sean, lo importante es arrumar ‘voticos’, que son los que finalmente los
convertirán en constituidos.
El folclorismo reina por doquier; frases tan
irónicas y ofensivas  como: ‘Como está mi
señora; que es de los niños; lamento mucho el fallecimiento de su esposo’
,
inmediatamente la halagada en medio de su repulsión responde: doctor, mi esposo
falleció hace muchos años, en fin; son tan incomodos estos pasajes, que
simplemente huelen a heces enguayabadas.
El tiempo pasa y el corre-corre cada vez es
mayor, paracaidistas y candidatillos, todos tras la presa mayor. Vuelve y juega
el amnésico proceder de los electores, quienes en medio del sentimentalismo y
autismo psicológico, decidirán por el candidato de su preferencia, sin importar
muchas veces la trayectoria o la hoja de vida
. El termómetro electoral seguirá
subiendo, calentando las pretensiones y alterando la cotidianidad comunitaria.
Fanáticos ciudadanos desencadenarán
actuaciones propias de irreverentes caprichosos, que no admiten errores, mucho
menos consejos, solo se enfocan en aumentar posibilidades triunfalistas para
sus patrones.
Desde ya se observa que las próximas
contiendas estarán para alquilar balcón, sin olvidar la obligación que tenemos
como colombianos, participar de este evento constitucional, y de esta forma
empezar a cambiar la historia
.
Domingo, enero 25 de 2015

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *