Más de 200 mujeres indígenas Awá recibieron ayuda humanitaria de emergencia

La entrega se realizó en los municipios de Tumaco y Barbacoas a mujeres y sus entornos familiares, pertenecientes a 13 resguardos indígenas del pueblo Awá.

El pueblo indígena Awá es una comunidad binacional ubicada en el suroccidente de Colombia. El 87.6% de su población está concentrada en 32 resguardos del departamento de Nariño, ubicados en los municipios de Ricaurte, Barbacoas, Tumaco, Samaniego y Roberto Payán. Se identifican como “gente de la montaña”, las mujeres son las portadoras de la cultura y a través de quienes pervive el pueblo en su cosmovisión.

Actualmente los territorios de las comunidades Awá en Nariño enfrentan las consecuencias del conflicto armado, en al menos 11 comunidades en los municipios de Tumaco y Barbacoas, donde persisten 4 emergencias humanitarias, con afectaciones diferenciadas para las mujeres indígenas. En este contexto se implementa el proyecto Respuestas que salvan vidas a mujeres en contextos crisis humanitarias, liderado por ONU Mujeres, con apoyo del Fondo Central para la Acción en casos de Emergencia e implementado por FUNDEAS, desde el cual se apoya la respuesta humanitaria de emergencia con un enfoque étnico y de género.

En articulación con la Consejería de Mujer y Familia de la Unidad Indígena del Pueblo Awá (UNIPA) y autoridades indígenas de Tumaco y Barbacoas, se apoyó la respuesta humanitaria con la entrega de 200 kits de resiliencia a mujeres indígenas de la comunidad, priorizando elementos de alimentación no perecederos, higiene menstrual, aseo, protección y bioseguridad, que permite responder a las necesidades inmediatas.

La Gobernadora suplente, Nancy Pascal, del resguardo Gran Sábalo, afirmó que “estas ayudas son un gran apoyo para las compañeras que tienen tantas necesidades debido al conflicto armado y el confinamiento. Lo entregado nos sirve para que ellas les den sustento a sus familias porque han perdido a sus esposos y son víctimas de violencia”.

Las jornadas se realizaron en articulación con la Consejería de Mujer y Familia de UNIPA contando con la interpretación al awá pit, así las mujeres indígenas reconocieron sus derechos y la ruta de atención propia para la atención de casos de violencia, como parte de los mecanismos de protección recibiendo acompañamiento psicológico y jurídico gratuito.

Por su parte, Mónica Landázury Nastacuás, coordinadora de Mujer y familia de su resguardo, destacó como valiosa la entrega de las ayudas humanitarias a las mujeres indígenas, pues “les permite acceder a la canasta familiar y garantizar la alimentación de sus familias en estos tiempos de crisis”.

Fuente y foto: ONU Mujeres

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *