Noche de las velitas con mucha lluvia

En medio de la lluvia la comunidad de Sandoná celebró la noche de las velitas en las vísperas de la celebración de la fiesta de la Inmaculada Concepción de María.
Un aguacero se presentó al terminar la tarde, por lo cual la mayoría de familias retrasaron la instalación de los farolitos hasta que cese la lluvia. Entre las 7 y las 7 y media al disminuir la intensidad de la precipitación en la gran mayoría de los barrios instalaron los faroles y prendieron las velas en los andenes y en muy pocos lugares lo hicieron a lo largo y ancho de las calles.
Al mismo tiempo el padre con muy pocos acompañantes, todos con paraguas, recorrían las principales calles de la ciudad dulce en la procesión con la imagen de La Inmaculada Concepción que donó el alcalde Diego Olegario Arcos y que fue bendecida el martes en la tarde en ceremonia especial realizada en la entrada del barrio San Francisco.
Las lluvias continuaron hasta altas horas de la noche por lo cual la banda musical “Pote Mideros” realizó el concierto a la Virgen María en uno de los andenes de la carrera 4, barrio San Carlos. El licenciado Nelson Luna Benavides director de la banda indicó que como ya tenían programado la presentación lo hacían a pesar del aguacero.
Los directivos de las juntas decembrinas organizaron los altares a la Inmaculada Concepción en diferentes sitios de los barrios y algunas integrantes se dedicaron a preparar canelazo para compartirlo con las pocas personas que salieron a observar los arreglos y contrarrestar el intenso frío, que no es característico de este lugar.
La desazón de todos los sandoneños fue generalizada por las condiciones climáticas como la expresada por el profesor Libardo Suárez Andrade que recordó que la tradición de iluminar los andenes calles y sitios públicos se inició el 7 de diciembre de 1.976 por iniciativa del médico Rodrigo Velásquez, que en esa época prestaba sus servicios en el hospital Clarita Santos, quien convenció a los líderes y familias del barrio Hernando Gómez Jiménez.
Precisamente en el parque de este barrio el profesor José Pantoja, el maestro Víctor Coral y la señora María López fueron los encargados, como en los años anteriores, de arreglar el altar de la Virgen María que lo acompañaron con una representación de la basílica Nuestra Señora del Rosario.
El maestro Víctor Coral, que se dedica a la elaboración de pesebres en los últimos 10 años, recordó que el primer arreglo que hicieron en 1.976 el médico Velásquez les enseño a hacer faroles utilizando como molde un tarro de galletas y desde ese entonces hasta la actualidad ha aflorado la creatividad y el ingenio de los sandoneños, para significar que tienen espíritu artesanal.

Los sandoneños del común también tienen sus propias interpretaciones sobre los aguaceros que caen la noche del 7 de diciembre, como es el caso del señor Carlos Ruiz quien manifiesta que esto se debe a la competencia entre los diferentes barrios por obtener el primer lugar, porque cuando las familias iluminaban sus andenes por devoción a la Virgen Santísima no llovía.

A pesar de la lluvia los sandoneños celebraron uno de los días más importantes del año.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.