Personaje del año 2016

Desde Nod
Por Alejandro
García Gómez.
A mi regreso de
un viaje, a fines de noviembre, había pensado en mis personajes del 2016 -para
el mundo y para Colombia- y comencé esta columna. Como estaba temprano la dejé
para más adelante. Pero el 7 de diciembre, la revista Time hizo personaje del
año a Trump. Dudé entonces, pero luego me decidí por mi primer impulso. Me
propuse no leer Time hasta que publicara mi columna
. El resto de esta historia
es lo que estaba primero y que aquí viene.

Escogí a uno y
a otro porque las consecuencias en ambos casos serán tan decisivas como inciertas
en el futuro a mediano y largo plazo para el mundo y para nuestro país
, y
porque a ambos los unen unos asquerosos hilos invisibles, además del espionaje:
Los dos son
hijos de la manipulación de las mentiras que los filósofos del insulto y el
engaño convirtieron en “verdades”
, no dirigidas a la razón de los electores
sino a lo más sensible de sus sentimientos (“que vayan a votar verracos”, como
nos lo explicó excelentemente el jefe nacional de propaganda, el uribista Juan
Carlos Vélez Uribe). Mentiras que de tanto repetirlas -redes sociales y demás-,
por encantamiento sofístico las transformaron en verdades. Hoy el Consejo de
Estado ha iniciado un proceso, no así la Fiscalía. Ambos “triunfos” se
convirtieron en un cheque en blanco al azar, en el que estamos sumidos: El
triunfo de Donald Trump y la victoria del No en el plebiscito.
Arranquemos por
el primero. El promedio de la clase media gringa está acostumbrado a tener un
trabajo cuya remuneración le provea una vida desahogada, con necesidades
primarias satisfechas para él y su familia, incluidas diversión y descanso
(vacaciones), en un nivel superior al de la misma clase social de cualquier
país del mundo. Los altibajos de la economía mundial –manejada por su propia
Wall Street (WS)-, sumados a las ambiciosas decisiones políticas equivocadas de
sus gobiernos (guerra por el petróleo de Irak, p.ej.), minaron su “Way life
Postguerra del 45’”. Al meterse con el bolsillo de esa clase media, un rumor
comenzó a echar culpas del descalabro a los demócratas. La camarilla económica
que gobierna al Partido Republicano manipuló la idea con el fin de rendir
frutos. WS guardó silencio. La fracción más radical de ese partido tenía al
hombre ideal: un patán rico y sin escrúpulos. Él, amoral o inmoral acostumbrado
a las grandes ganancias, se lanzó. Como la mitad de la clase media gringa
–blanca mayormente- piensa como él, Tump sería su líder. El resto lo conocemos:
por medio de engaños y espionaje, que la gente “vaya a votar verraca”, como
acá, y que así sea por margen estrecho, también como acá, obtenga el triunfo y
lo logró.
Ahora nuestro
personaje. El posconflicto, en un eventual Proceso de paz, tenía dos apetitosas
tajadas: los contrato$ billonario$ de la implementación de los acuerdos y la
vanidad de ser el mesías de la paz
. Por desear ambas cosas para sí –sin
lograrlo en sus dos mandatos-, Álvaro Uribe se atravesó desde el comienzo
contra este proceso, así reitere que sí quiere la paz. Hoy, el fracaso del
proceso o la polarización de la sociedad, pretenden ser la carta de su regreso
al poder en las elecciones de 2018. La máxima prueba de que él fue y es
contrario a cualquier asomo de este proceso de paz es que trató de abortarlo en
sus pre-inicios, cuando “sus fuentes” le informaron de los primeros
acercamientos Gobierno Santos-Farc y él los publicitó en su twiter como el gran
escándalo. Hasta periodistas de extrema derecha salieron a defender el embrión.
Él y sus incondicionales no soportaron la afrenta. Entonces gestaron otro
abortivo: la polarización de la sociedad colombiana.

El resto de
esta columna es la incertidumbre de esa polarización. ¡Dios nos coja
confesados! 22.XII.16

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *