¿Por qué Uribe salvó a Vargas Lleras?

Columna Desde Nod
Por Alejandro García Gómez.
La mesa está a punto de ser servida. La oferta
es vicepresidente “a la paila” para los congresistas del Polo; “a la mermelada”
para los de la U; “chuzado” para los uribistas CD. La unidad de la U, unida por
vanidades y por agallas ambiciosas, se desune
. ¿Y los desunidos del Polo? Se
unen. Hace sólo un momento que han pelado su sol de cobre los solecitos
robledos, las lunitas claritas y etcétera. ¿Razones? Las mismas que las de los
de la U: vanidades, intereses y agallas ambiciosas. Los borreguitos del mesías,
han preparado una sorpresita CD para su jefecito.

-¿Cómo le servimos el vicepresidentico,
jefecito –preguntan los borreguitos.
Y él, perdón, Él (con las mayúsculas
todopoderosas de un Todopoderoso) calladito.
Cuando Él calla, tiembla el Universo de los
borreguitos. Silencio… Sólo cuchicheos:
-¿En qué la embarramos? –se preguntan los
borreguitos. Él comienza a cantar bajito.
En otro lugar de la ciudad, Armandito de la U
se despacha en entrevistas radiales. Los opinadores radiales dimensionan la sin
igual deblacle del país. Armandito de la U, fresco. Se saborea el plato.
¡Opinadores al ataque, a-r-r-r!:
-¿Por qué al mejor funcionario –sin funciones-
de este gobierno puede ocurrirle esto? Ese proyecto en contra tiene nombre
propio, carajo: Vargas Lleras… Carajo…
-… Bajar de la presidencia al futuro
presidente, al gran vicepresidente, carajo -brama el periodista primazo- … De
Colombia el salvador.
-¡Dooor! –repite el eco.
-Dooor deee… Biaaa –repiten los demás ecos.
En el corral de los borreguito, Él canta
pasito, pasito… Ellos nada que identifican la cancioncita. Una palomita se le
acerca coquetica con una mulita.
-Es Leo Dan -dice la palomita coquetica.
-Es Leo Dan –confirma la mulita, también
coquetica- …Y él sí irá al cielo…
Todos (pasito, pasito) a adivinar la
cancioncita que, a veces, la hace silbadita.
-Santiago queridooo / Santiago añoradooo / Tú
a mí me has dadooo / Todo lo más puuuro de tu corazóóón… -modula pasito… Y
finaliza:
– Y pienso en Santiaaago y en la Fiscalííía… Y
pienso en Santiago y en la Fiscalíaaa…
-Él está cantándole a Santiaguito y a la
Fiscalía -dice la palomita coquetica.
-Él está cantándole a Santiaguito y a la
Fiscalía –confirma la mulita también coquetica.
-Que dizque Él está cantándole a Santiaguito y
a la Fiscalía, dicen la palomita  y la
mulita –les cuenta un borreguito a los demás borreguitos. Como los designios de
Él son insondables, según el catecismo, todos los borreguitos empiezan a temer
y cavilar. A mirarse entre sí y bajar los ojitos cuando él (perdón otra vez) Él
los mira.
-¡Cójanse de las manitos que nos vamos p’al
circo, hijitos! –les dice, y antes de que termine, los borreguitos no sólo se
han tomado de las manitos, sino que ya guardan la  distancia, con la derecha en el hombro derecho
del otro –como en la escuela- y se han numerado. Nadie falta. Nadie puede
faltar. Ellos, temerosos, sólo aciertan a mirarse y caminar tomaditos de las
manos. Los niños los saludan al pasar la calle. Llegan al circo.
-¡Pido la palabra, señor presidente de la
Comisión –dice Él.
-La tiene, honorable senador –le responde el
señor presidente de la Comisión.
-No estoy de acuerdo con esa propuesta contra
el señor vicepresidente del país, señor presidente de la Comisión -murmullos.
Asombro. Los borreguitos sólo se miran.
-¿Por qué, honorable senador?
-“Porque es un daño al país cambiar la
Constitución con nombre propio”, señor –y los borreguitos y quienes se han
sentado a su derecha aplauden. Entonces gritan:
-¡Qué nobleza! ¡Qué nobleza! ¡Qué
nobleza!  16.IV.15

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *