Pretenden implementar sistemas participativos de garantías

En 10 municipios del centro occidente y del norte de Nariño, se pretende implementar unos sistemas participativos de garantías – SGP, en donde las mismas personas creen los mecanismos de verificación de la calidad de los productos con el fin de llevarlos directamente a los consumidores.

Así lo explicó el Magister Álvaro Idárraga Quintero en desarrollo del encuentro regional de experiencias de agroecología que se realizó en las instalaciones de Villa Las Lajas, Avenida Centenario del municipio de Sandoná, con la participación de delegaciones de estos 10 municipios y la coordinación de la Fundación Suyusama.

Idárraga Quintero, integrante de la Red Comparte que agrupa varias organizaciones de Latinoamérica, manifestó que en desarrollo de los talleres se dio cuenta de la diversidad de productos, la riqueza de conocimientos que tienen los asistentes y la trayectoria en la producción agroecológica.

Dijo que en pocos años los campesinos de estos 10 municipios nariñenses se convertirán en un referente importantes para campesinos de otras regiones del país, ya que tienen una importante oferta de productos, entre ellos el café, las hortalizas y algunos productos procesados y de igual manera tienen un gran potencial en la producción sin agroquímicos.

Expresó que desafortunadamente con el paso del tiempo los campesinos han perdido la condición de agricultores por la de cafeteros y cañicultores, razón por la cual es necesario cambiar los sistemas de producción basados en el monocultivo por unos sistemas en los cuales se produzca alimentos.

Explicó que hay que iniciar un proceso de eliminar de manera gradual la utilización de agroquímicos. En la actualidad la sociedad es más consciente de que el uso de agroquímicos genera un impacto ambiental y de igual manera efectos en la salud humana, en el mediano y largo plazo.

Además de la implementación de los sistemas participativos de garantías, se busca que la economía cumpla una función solidaria, es decir que la economía esté al servicio de la vida; construir territorios a partir de una producción sana con el fin de mejorar la seguridad y la soberanía local y configurar una base de precios justos.

Con estos nuevos sistemas productivos se intercambia conocimientos entre las familias, se mejora la alimentación de las personas con productos sanos, se reconstruye el tejido social a través del diálogo que se había perdido porque el sistema basado en el monocultivo es individualizante y se basa únicamente en la producción de dinero.

En el proyecto participan familias de los municipios de Los Andes, La Unión, La Florida, Sandoná, Chachagüí, Ancuya, Linares, Consacá, Yacuanquer y San Lorenzo.

Añadió que la Red Comparte grupa centros sociales de 10 países: México, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú, Bolívia y Paraguay y el acompañamiento de una organización del País Vasco. Dentro de este grupo de organizaciones sociales está la Fundación Suyusama, que lleva 15 años de trabajo en el departamento de Nariño.

Video: Cortesía Red Comparte


Imágenes del taller:

Author: Miguel Cordoba