Publicación de historiador nariñense genera interesante debate

Foto Julián Bastidas Urresty
La publicación del historiador nariñense
Julián Bastidas Urresty en su cuenta de la red social virtual Facebook sobre la
plaza de Nariño de la ciudad de Pasto generó un interesante debate histórico
sobre el nombre del departamento y de la misma plaza
.

Julián Bastidas
En Pasto, en 1911, se instaló la estatua del
general Antonio Nariño, escultura en bronce elaborada por el prestigioso
escultor francés Enrique León Greber.
Fue un día muy especial, aunque gris y
lluvioso. El pueblo invadió la plaza ante la mirada complaciente de las
familias burguesas que ocupaban los balcones engalanados de flores y banderas.
Los trabajos para la remodelación de esta
plaza se iniciaron en 1909 con el retiro de la anacrónica “pila del mono”. El
Gobernador de Nariño dispuso que la plaza, llamada entonces de la Constitución,
llevara en adelante el nombre del general Nariño, pero este nombre sólo se
generalizó hacia 1940.
El diseño de la nueva plaza, de estilo
clásico, constituye una verdadera innovación. Su composición, enteramente
geométrica, gira en torno al espacio central donde se levanta la estatua del
héroe nacional; entre los caminos diagonales quedan las zonas para jardinería.
Pero el elemento más refinado del conjunto es la verja en hierro labrado que
encierra y enmarca la plaza, a la que se puede acceder por cuatro puertas
ubicadas en cada esquina. La verja de 320 metros lineales se monta sobre una
base de piedra tallada, preciosa obra del ingenio local. La verja fue importada
de Francia, su transporte hasta las altas montañas andinas debió implicar un
alto costo, esfuerzo y motivación. (Fotografía y texto en mi libro Historia
Urbana de Pasto, editado en el año 2000, página 222)
En Pasto, en 1911, se instaló la estatua del
general Antonio Nariño, escultura en bronce 
elaborada por el prestigioso escultor francés Enrique León Greber. Fue
un día muy especial, aunque gris y lluvioso. El pueblo invadió la plaza ante la
mirada complaciente de las familias burguesas que ocupaban los balcones
engalanados de flores y banderas. Los trabajos para la remodelación de esta
plaza se iniciaron en 1909 con el retiro de la anacrónica “pila del mono”. El
Gobernador de Nariño dispuso que la plaza, llamada entonces de la Constitución,
llevara en adelante el nombre del general Nariño, pero este nombre sólo se
generalizó hacia 1940. 
El diseño de la  nueva plaza, de estilo clásico, constituye
una verdadera innovación. Su composición, enteramente geométrica, gira en torno
al espacio central  donde se levanta la
estatua del héroe nacional; entre los caminos diagonales quedan las zonas para
jardinería. Pero el elemento más refinado del conjunto es la verja en hierro
labrado que encierra y enmarca la plaza, a la que se puede acceder por cuatro
puertas ubicadas en cada esquina. La verja de 320 metros lineales se monta
sobre una base de piedra tallada, preciosa obra del ingenio local. La verja fue
importada de Francia, su transporte hasta las altas montañas andinas debió
implicar un alto costo, esfuerzo y motivación. (Fotografía y texto en mi libro
Historia Urbana de Pasto, editado en el año 2000, página 222)
Fidel Darío Martínez
La verja si fue importada de Francia pero
llegó por Barbacoas Julito – Tuquerres – Pasto
Plinio Pérez
Sería mejor tener a Agualongo y que la plaza
se llamará Agualongo!!!
Julián Bastidas
Antonio Nariño ha sido considerado el
colombiano más importante de todos los tiempos. Hay que leer su biografía. El
nombre Agualongo lo llevan un hotel, un barrio, una escuela… Y ahora el
famoso puente de “banderas”. Hay que estudiar al Agualongo real y no
al idealizado.
Los nariñenses que celebraron el primer
Centenario de la Independencia (1910) tuvieron la nobleza y gallardía (sin
rencores) de rendir homenaje al gran Precursor de la Independencia. Me parece
que hoy nos reconocemos, con mucho orgullo, el ser NARIÑENSES.
Fidel Darío Martínez
Muy bien Julián, esas son razones no pasiones
Plinio Pérez
Apreciado Julián, como gran historiador que es
usted sabe que la historia siempre la escriben los ganadores. Por supuesto es
mucho más lo que hay de Nariño (a quien admiro) que lo de Agualongo y tal vez
sea mucho más importante, más, como dice Fidel, no es la razón, es el corazón
que nos identifica con nuestro gran Agualongo. En mi concepto, le debemos mucho
más a El que a cualquier prócer. Por eso se merece que nuestra plaza mayor
lleve su nombre!!!!’
Fidel Darío Martínez
Un saludo estimado Plinio….esa es una
discusión que está ocupando cada vez más los espacios virtuales y esta red
social. Lo digo porque he intervenido humildemente en ello. Donde usted
encuentra personas que son orgullosamente pastusas y nariñenses y son cercanos
a las gestas del mítico Agualongo, y encuentra personas que nos sentimos
orgullosamente pastusos y nariñenses pero no en contravía, creo yo, si no desde
otra forma de entender la historia de nuestra región, somos respetuosos del
merecimiento de los próceres de la independencia como Bolívar o el gran Nariño.
Así mismo encontrará, corrientes muy
académicas que no están, digamos en ninguno de los dos lados, sino más bien
apuntando a los postulados neocoloniales, latinoamericanistas que niegan la
famosa independencia. Así Foucaul, en “La genealogía de la historia”
nos dice que hay que desdifrazar la historia porque la han contado los
vencedores” pero creo que este no es el caso. Mejor dicho, en esto hay
mucha tela por cortar y en este medio la cosa se presta para que personas
agresiva con perfiles falsos insulten y ofendan con bajezas y demeriten la
discusión y la hagan cosa de malos tratos como efectivamente a muchos nos ha
pasado y no le den la categoría que se merece.
Mejor hay que tomarse un cafecito del que
quedo pendiente y al que invitaremos a Julio para que nos acompañe. Abrazos
para ti
Enrique Herrera Enriquez
Recuérdese que el nombre de Nariño para el
departamento no fue propuesto por ninguna persona oriunda de acá del sur, lo
propuso el cartagenero Bartolomé Calvo, porque lo hizo?, como dice el dicho averígüelo
Vargas. La clase dirigente de la época tenía como propuesta el nombre de
departamento del sur, por cuanto así nos conocían en el país.
Fidel Darío Martínez
Sería un honor poder contar con la asistencia
de nuestro respetado historiador y gran amigo Enrique Herrera a ese cafecito
que les propongo.
Plinio Pérez
Gracias Fidel, buena esa!!! Lo que llama el
corazón supera la razón, finalmente somos orgullosamente del sur!! Afianzar
nuestras raíces en las particularidades de lo que somos y de lo que nos
diferencia de los demás, reivindicando el origen indígena, tanto o más que el
español, vibrando con el Pasto, al son de la guaneña, tambores y marimba,
comiendo cuy en el carnaval y escuchando al “joven Harold “, una misa
de la Michita en la plaza Agualongo sería el sello ideal para este paraíso del
sur ….. “Se vale soñar”
Julián Bastidas
La plaza lleva el nombre de Nariño por el
deseo, el sentir sincero y visionario de quienes conformaron, en 1910, la Junta
Departamental del Centenario de la Independencia: Adolfo Gómez, José María
Bucheli, Ángel María Guerrero, Nemesiano Rincón, José Rafael Sañudo, Daniel
Zarama y José Rafael Zarama. Lo enaltecen en sus discursos. Son ellos
políticos, intelectuales e historiadores los más ilustres en ese tiempo. El
decreto 152 del 12 de abril de 1910, firmado por el Gobernador Eliseo Gómez
Jurado, en su artículo 2° dice: “El día 20 expresado tendrá lugar la
inauguración solemne de la estatua del Prócer de la Independencia General don
Antonio Nariño en el Parque Central que en lo sucesivo se llamará Parque de
Nariño”.
Estos personajes tienen la gloria de haber
luchado con denuedo hasta lograr la creación de nuestro Departamento. Al
llamarle de Nariño a la Plaza escribieron más historia, no de vencidos ni de
vencedores, sino con la profunda emoción de celebrar 100 años de Independencia,
de haber acabado con el yugo español, y de estrechar sus lazos con la República
de Colombia.
Enrique Herrera Enríquez
La Constitución de 1886, en aquel tiempo no
permitía el cambio de una frase o palabra cuando el proyecto de ley estaba en
proceso, razón por la cual se aceptó el nombre de Nariño, no hacerlo tocaría
volver a empezar el proceso que se había iniciado en 1864, teniendo en cuenta
que el propósito de la creación del nuevo departamento era la independencia de Popayán
que daba maltrato a nuestra gente, ni siquiera el obispo Ezequiel Moreno pudo
imponer el nombre de la Inmaculada que pretendía para el nuevo departamento. El
nombre de Nariño, que lo impuso el cartagenero Bartolomé Calvo.
El nombre de Nariño que lo impuso el
cartagenero Bartolomé Calvo, no era bien visto si se tiene en cuenta las cartas
amenazantes que hizo llegar al cabildo de Pasto en 1814 donde pretendía acabar
con la ciudad y su gente de una manera tal que nunca jamás pueda volver a ser
habitada, amenazas que las hizo en plena Semana Santa, y ya se conoce el grado
de alta religiosidad que ha tenido la gente de Pasto, quienes así se lo hacen
saber a Nariño cuando pretende arrasar a Pasto a sangre y fuego.
Yayo Ruiz
Interesantes datos de nuestra historia, lo
importante es que después del cafecito no se vaya ocurrirles algo como cambiar
el texto de la Guaneña, como se le ocurrió a cierto periodista con el visto
bueno del señor Sansón y que algunos músicos sin formación académica, ni
sentido común, por la ambición del premio, se prestaron para este ridículo,
pero como el sentir de un pueblo no es capricho de dos o tres, hoy seguimos
cantando orgullosos nuestra original Guaneña, que nos llena de emoción donde quiera
que estemos.
Plinio Pérez
Es una fortuna tener historiadores que
conserven las dos miradas de la historia, la de los ganadores y la de los
perdedores, conocer la verdad es un patrimonio para nuestra identidad. Honramos
a nuestros antepasados que a pesar de las desventajas y la arrogancia del
ejército libertador, lucharon con valentía, dieron su vida por defender sus
principios y, sobre todo, sus tierras!!!! Ese patrimonio es lo que nos hace
distintos del resto del país, aquí no tragamos enteró, es el orgullo de ser
como somos !!!!
Julián Bastidas
Apreciado Plinio, permítame recomendarle dos
lecturas para este fin de semana:
2.         El
aguerrido y valiente Agualongo murió en defensa del Fernando VII, el rey de
España. Seguramente no sabía a quién defendía pero hoy si lo sabemos.
Plinio Pérez

Dios le pague Julián. Sacare tiempo para leerlos al
igual que los valiosos libros del maestro Enrique Herrera Enríquez. Que los
recomiendo. Tomar en cuenta las múltiples caras de la historia nos permite el
contexto para acercarnos a las razones por las cuales nuestros líderes de la
época actuaron como lo hicieron. Allí están parte de nuestras raíces y el sentir
de lo que somos como Pastusos !!!!

Author: Miguel Cordoba

3 thoughts on “Publicación de historiador nariñense genera interesante debate

  1. Una pregunta, ¿que ingeniero desarrollo los planos de?:El trazo arquitectónico de la plaza de la constitución al igual que el acueducto, la plaza de mercado, el Palacio de la Gobernación y planos de los ejidos.

  2. Que ingeniero bogotano diseño . La Plaza de la constitución de Pasto, el acueducto de la nueva capital del Departamento, la construcción de plaza de mercado,el Palacio de la Gobernación y los planos de los ejidos (tierras comunales al oriente de la ciudad). Un saludo.

  3. FORTUNATO PEREIRA GAMBA. Nació en la ciudad de Bogotá en 1866, en la época convulsionada de las guerras civiles de Colombia. Hijo del Doctor Nicolás Pereira Gamba y de Clotilde Gamba Bernal; su abuelo José Francisco Pereira, de pensamiento republicano, se lo considera fundador de la ciudad de Pereira, capital del actual capital del departamento colombiano de Risaralda. Fortunato realizó estudios en el Seminario conciliar de Bogotá, y, luego, en la Escuela de Ingeniería civil y militar de Bogotá. Se graduó como Ingeniero civil en 1885 en la Universidad Nacional de Colombia. En junio de 1897, contrajo matrimonio con la dama bogotana María Urdaneta Padilla. A principios de siglo XX se dedico a proyectos de ingeniería de gran envergadura como construcción de carreteras etc. En julio 10 de 1905 lo visto en su oficina D. Julián Bucheli, Gobernador del recién constituido Departamento de Nariño, y Bernardo de la Espriella, acaudalado comerciante de Pasto. Bucheli le expuso sus proyectos para el desarrollo del nuevo Departamento -todo un plan. Vías de comunicación, instrucción pública, educación etc.
    Encontrándose en Pasto organizo la creación de La Facultad de Matemáticas e Ingeniería la cual estuvo relacionada directamente con los procesos de modernización de la época, con base en el cultivo de la ciencia, la educación y la aplicación de tecnologías. Se promovió una educación práctica dentro del utilitarismo que formara para el trabajo y el compromiso con el progreso de la región, la cual necesitaba con urgencia dejar su aislamiento y conectarse con el resto del país mediante la intervención en toda su infraestructura, la construcción de vías para activar el comercio y fortalecer su mercado interno.
    Para dirigir la Facultad de Matemáticas e Ingeniería fueron contratados ingenieros pertenecientes a la Sociedad Colombiana de Ingenieros con sede en Bogotá, que para el momento estaba en buenas relaciones con el gobierno de Rafael Reyes. Fortunato Pereira Gamba, Belisario Ruiz Wilches y Jorge Alvares Lleras estudiaron en la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia, pública, oficial y gratuita en la segunda mitad del siglo XIX; se había propuesto como misión difundir y adelantar las ciencias en todos los puntos de la República, por lo cual los ingenieros, con un sentimiento de misión, viajaron a la ciudad de Pasto. La caída del gobierno de Reyes, lo cual repercutió en Nariño con la salida de la gobernación de Julián Bucheli, gestor y defensor de la facultad de ingeniería y matemática ésta tuvo corta vida, y, en 1909, fue cerrada por el nuevo gobernador, el general Eliseo Gomezjurado.
    Entre sus logros en tierras sureñas se destacan: el proyecto de construcción de la carretea al mar del pacifico, el ferrocarril de comunicación de la costa sierra, fundador de la academia de historia y diseño los planos de La Plaza de la Constitución de Pasto, el acueducto de la nueva capital del Departamento, la construcción de plaza de mercado, el Palacio de la Gobernación y los planos de los ejidos (tierras comunales al oriente de la ciudad). Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *