Que no nos tiemble el pulso

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Este 9 de febrero, celebramos El Día del Periodista Colombiano, qué oportuna ocasión para reflexionar y repensar en el verdadero papel que, a través de la historia, desde el 9 de febrero de 1791, cuando aparece el primer periódico que se publicó en nuestro país, “El Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá”, ha jugado el periodismo colombiano, particularmente el periodismo nariñense, forjador indiscutible, con sus aciertos y desaciertos, del progreso de los pueblos.

Papel trascendental es el que juega un verdadero periodista, aquel que, venciendo múltiples vicisitudes, ofrendando hasta la propia vida, ejerce un periodismo libre, independiente; un periodismo crítico, investigativo, propositivo, pero lastimosamente esta clase de periodistas que tuvimos en el pasado quedan muy pocos en la actualidad; un periodismo que se ejercen muchos por vocación y convicción, “sin cambiar su conciencia por un plato de lentejas” -“sin poner la pluma al servicio de la injusticia, al servicio de los déspotas, al servicio del gobierno, porque se pierde la esencia y el verdadero significado de lo que es o era el cuarto poder”-decía Carlos Martínez Madroñero en su periódico “El Arlequín”.

El periodista debe asumir incondicionalmente compromiso con la realidad del país, bien sea desde las páginas de un periódico, de una revista; desde los micrófonos de una emisora o desde las pantallas de televisión, sin que le tiemble el pulso o se le resquebraje la voz, para contribuir de verdad, al progreso material, intelectual y cultural de una región, ejerciéndolo como un verdadero maestro que educada, que forma, que orienta, pero eso sí, haciendo un periodismo de verdad, ese que a muchos periodistas pastusos nos falta, pues solo así, el periodismo será el baluarte, será la brújula, será el faro que nos guie a todos en esta búsqueda de un nuevo país, un país en Paz y con justicia social.

Haciendo llegar a todos los periodistas de Pasto y de Nariño, particularmente a los de esta casa editorial, mis sinceras felicitaciones por este grandioso día, os invito a que, de verdad, ejerzamos un buen periodismo, un periodismo que construya no que destruya, y no permitamos que por una pauta, nos pongan la mordaza y nos castren la objetividad, la independencia, el libre pensamiento, solo así nos sentiremos orgullosos de ser periodistas.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.