Quien no sabe para dónde va, cualquier camino le sirve

Por Germán García Cabrera
germangarciac10@hotmail.com

Desde los inicios de la descentralización administrativa, con la puesta en marcha de los lineamientos establecidos por la ley 60 de 1993 Por medio de la cual se dictan normas orgánicas sobre la distribución de competencias, se empiezan a gestar al interior de las instituciones públicas y los entes territoriales la modernización del estado, atribuyéndole funciones y competencias que le permiten, cierta autonomía en materia del gasto público y la inversión social.

La entrega de esas competencias fue complementada por medidas de fortalecimiento fiscal, tanto de los ingresos propios como de las transferencias, en el entendido que estamos bajo un modelo de gobierno complementario y subsidiario de todo el componente administrativo y social, el cual recae principalmente en los municipios y que estos, a pesar de esas competencias, no han podido superar las falencias administrativas de muchos actos, a veces por la falta de experiencia, por la inobservancia de nuestras actuaciones o por el mismo clientelismo el cual ha hecho escuela en muchas de estas actuaciones ejecutivas, advertidas por muchos especialistas, bajo el concepto de “Gerencia de lo público”, que es para mí, el concepto más acertado del quehacer administrativo.

Con la entrada en vigencia de la ley 617 en el año 2000, se recategorizaron los distritos y municipios, teniendo en cuenta su población y los ingresos corrientes de libre destinación, todo esto, con el fin que los municipios entraran, en un proceso de saneamiento fiscal y financiero que les permita la viabilidad como entidades territoriales y puedan en adelante financiar los gastos de funcionamiento, con recursos propios, sumados a los que destinaría el sistema general de participaciones como recursos del propósito general, de libre destinación, de tal manera que estos sean suficientes para atender sus obligaciones corrientes, provisionar el pasivo prestacional y pensional; y financiar, al menos parcialmente, la inversión pública autónoma de las mismas.

Pero eso no fue todo; la mencionada ley también estableció el período de transición para que los municipios ajustaran los gastos de funcionamiento hasta el año 2004, los cuales quedaron establecidos hasta el 80% de los recurso de libre destinación, permitiendo que el 20% restante se destinara para inversión.

Esta recategorización y las limitaciones en el gasto de funcionamiento trajo consigo para los municipios de las categorías 4, 5 y 6 la supresión de las contralorías municipales, cuya función se trasladaría a las contralorías departamentales lo que haría más eficiente el control fiscal de los entes territoriales, situación que se ha mantenido hasta ahora.

Una de las falencias de la administración pública, está en que nuestros gobernantes no tienen la experiencia en el manejo de los planes y proyectos tan complejos, como son; el plan de desarrollo, el esquema de ordenamiento territorial y los planes sectoriales necesarios que les permita tener, una visión en conjunto de la problemática social; obstáculos que no permiten que los gobiernos respondan a las funciones que le han sido asignadas por la constitución y ley, a lo cual los entes de control deben prestar mayor atención.

El control tiene un cierto sentido político ya que es una expresión del derecho de los ciudadanos de ejercer, ya sea de manera directa o por medio de sus representantes, un control sobre el ejercicio del poder político. Las “Asambleas Departamentales y los Concejos Municipales tienen a su cargo, entre otras funciones, el control político sobre la gestión gubernamental”. El control de los Concejos, se refiere a los asuntos propios de la democracia local.

Todo este preámbulo para referirme, específicamente a un contrato que encontré en la página del SECOP, el cual me causa mucha extrañeza, pues los ASESORES, son vinculados a las alcaldías, para que estas no cometan errores, pero con sorpresa me encuentro que son los ASESORES en este caso quien inducen al error, hablo del contrato de prestación de servicios 2021-073, el cual tiene por objeto “Prestación de servicios de apoyo a la gestión para realizar ajustes y modificación del presupuesto de ingresos y gastos; contribuir en la asistencia técnica en la presentación de informe ante la Contraloría General de la Republica, el Departamento Nacional de Planeación en el manejo de las diferentes plataformas explicitas en las actividades contractuales”.

En primer lugar los ajustes y modificaciones al presupuesto son funciones de la Secretaría de Hacienda Municipal, tal como lo establece el artículo 8, en el numeral 23, de las funciones de la Secretaria de Hacienda, del decreto 061 del 24 de junio de 2021, el cual contempla las mismas funciones del decreto anterior, en segundo lugar la asistencia técnica en el manejo de las plataformas le corresponde a las entidades responsables de dichas plataformas, y en tercer lugar, que en el municipio dichas funciones técnicas y sistemáticas que consiste en consignar en una plataforma la información que produce el ente territorial, y que año tras año estos informes son de responsabilidad de la Secretaria de Hacienda y su equipo de trabajo.

Por lo tanto, no era cierto, lo consignado en el último párrafo de la página segunda de los estudios previos del mencionado contrato, cuando la Secretaria de Hacienda se refiere a que no existe en la planta personal, quien se encargue de estas funciones, desconociendo sus mismas funciones y las del equipo económico, de quienes puedo decir, tienen la experiencia y el conocimiento para cumplir con estas funciones.

En este sentido me atrevería decir que con la contratación de la referencia estaríamos vinculando a una persona para desempeñar funciones propias de la planta de personal, que dicho de otra manera seria una nómina paralela, situación que se conjuró con el acta de liquidación bilateral celebrada el 18 de junio del 2021, cuyo contrato tenía un valor de veinticuatro millones quinientos mil pesos ($24.500.000) compromiso que se cristalizo con la señora, Flor Alba Nelly Taquez Patiño, a quien después la administración municipal de Sandoná contrata por el mismo valor y por menos tiempo, bajo el objeto de “prestación de servicio de apoyo a la gestión en el despacho de la alcaldesa del municipio de Sandoná en la asistencia técnica en la toma de decisiones en materia financiera, apoyo técnico para la gestión de proyectos a nivel nacional y departamental, estructura y revisión de proyectos de acuerdo ante el concejo municipal”; esta última función igual que el objeto anterior, el apoyo técnico para la gestión de proyectos a nivel nacional y departamental está, bajo la responsabilidad de la Secretaría de Planeación e Infraestructura, tal como lo estipula el artículo 8, en el numeral 23, de las funciones de la Secretaria de Hacienda y el numeral 10 del artículo 8 del decreto 061 de las funciones de la Secretaria de Planeación e Infraestructura, que vuelve a abrir la posibilidad de estar incurriendo en los gasto de una nómina paralela, como quien, dice quien no sabe para dónde va, cualquier camino le sirve.

Señores concejales, les pregunto, ¿Dónde está el control político a la contratación?, ¿Dónde está su intervención de este gasto infructuoso frente a muchas necesidades que tiene la comunidad?, como por ejemplo ¿los cinco millones que solicitaba Roma Chávez para la adecuación de la vía?, ¿dónde está el control a las ejecuciones presupuestales? ¿Por qué no se contrata mejor personal para que municipio mejore la eficiencia, fiscal y administrativa? Ya que, según el análisis del índice de desempeño fiscal de Sandoná, volvimos al nivel de riesgo, tal como estuvimos en el hasta el año 2006, cuando debido a esas circunstancias, sometimos al municipio a la ley 550 o ley insolvencia económica y que, gracias a ese proceso, Sandoná volvió a ocupar los sitiales que ocupo en años anteriores, ubicándose en los tres siguientes años dentro del top 10 entre los 64 municipios de Nariño. (ver cuadro histórico índice de desempeño fiscal). Es hora señores concejales, de despertar de ese letargo en el que se encuentran y que orienten a esta administración a tomar mejores decisiones en beneficio de nosotros sus gobernados, ¡…por favor no nos lleven al abismo….!

AñoMunicipioNiveles de desempeñoPosición NacionalPosición Departamental
2000SANDONÁ2. Riesgo (>=40 y <60)56827
2001SANDONÁ2. Riesgo (>=40 y <60)41730
2002SANDONÁ2. Riesgo (>=40 y <60)30427
2003SANDONÁ2. Riesgo (>=40 y <60)70749
2004SANDONÁ2. Riesgo (>=40 y <60)47636
2005SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)31237
2006SANDONÁ2. Riesgo (>=40 y <60)58441
2007SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)59040
2008SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)42722
2009SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)3168
2010SANDONÁ4. Sostenible (>=70 y <80)3265
2011SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)4219
2012SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)78730
2013SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)71328
2014SANDONÁ3. Vulnerable (>=60 y <70)63925
2015SANDONA4. Sostenible (>=70 y <80)47910
2016SANDONA3. Vulnerable (>=60 y <70)59517
2017SANDONA3. Vulnerable (>=60 y <70)72426
2018SANDONA3. Vulnerable (<=60 y <70)54917
2019SANDONA3. Vulnerable (<=60 y <70)65519
2020SANDONA2. Riesgo (>=40 y <60) 23

(Fuente de información DNP)


En ese orden de ideas, hago un llamado a la Administración Municipal de Sandoná a coordinar mejor lo que contrata, que no sea la justificación o la necesidad de tener personas sin oficio, sin objetos claros, que al momento de entregar sus actividades no puedan cuantificarse, o que a lo mejor las personas que contratamos no sean los idóneos para encaminar al municipio, donde nos merecemos estar, porque como lo decía el gran Nelson Ned “un frágil se apoya en otro frágil, con la esperanza de que cada uno le dé al otro, la felicidad (el conocimiento) que ninguno tiene.

Por ultimo quiero referirme a los profesionales sandoneños que han acompañado a este Gobierno, a los cuales he visto juzgar a veces sin razón en los diferentes medios de comunicación y redes sociales, situación que termina por justificar a la Administración, ya que con sus nuevas vinculaciones, hace entender, que el profesional sandoneño no tuviera la suficiente capacidad para ocupar los cargos más representativos del ente territorial. De ser así, ¿Dónde queda el esfuerzo de nuestros padres por sacarnos adelante? ¿Dónde queda la dedicación de nuestros docentes para formarnos para servir en el futuro? ¿Sera que vamos a volver a importar candidatos a la Alcaldía como en otros tiempos? ¿De ser así? Comencemos desde ya.

Todos estos temas, que me ha hecho pensar que las Secretarías y que algunas Direcciones de las entidades descentralizadas del Municipio, parecen más bien embajadas de otros municipios en Sandoná; personas que no conocen las necesidades ni las condiciones de nuestra comunidad, como tampoco a nuestros líderes, por citar ejemplos: Severiano Melo en el Chávez; don Plinio don Heriberto, don Hugo o Severiano Salas en el Vergel; Clodomiro, José Gómez, Simón Insuasty el profesor Botina en el Tambillo; don Fidencio Castillo en Bellavista; Manuel Gómez en la Feliciana; Roberto Insuasty, Adonias Castillo en Bolívar, Nativel Bastidas, Humberto Agreda en Roma Chávez, y así en todas las veredas, en fin; parece ser que el amor por Sandoná, amor por lo nuestro, solo aplica como eslogan de campaña, porque en la práctica se siente diferente.,Por esos quiero reconocer su compromiso y darles las gracias a Neire Martínez, Darío Girón, Ángela Mora, Lenith Saavedra, Cristian Díaz, entre otros, sandoneños que le han servido a Sandoná apegados a sus principios, los mismos que comparto y valoro enormemente.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.