Sena, al rescate de la identidad oral y cultural de comunidad indígena nariñense

Entre verdes montañas, cortadas a retazos que se mezclan con el azul horizonte, se divisa la inmensidad y majestuosidad del Municipio de ILES, departamento de Nariño, un lugar mágico donde aún existen asentamientos ancestrales de comunidades indígenas, como la de ‘Los Pastos’, que a pesar de la evolución del mundo occidental conservan las tradiciones de sus “Taitas y abuelos”, en donde el Sena juega un papel preponderante, apoyando la recuperación y continuidad de todas estas tradiciones orales y culturales de las comunidades indígenas de la región.

Es así como el Sena, a través del Centro Surcolombiano de Logística Internacional, impulsa la recuperación del sistema de siembra limpia, denominado ‘Shagra’, palabra de la lengua Kichua que significa tierra, sol y naturaleza, con el fin de optimizarlo y transferirlo a 35 aprendices del programa ‘Jóvenes Rurales Emprendedores’ y, así, facilitarles el desarrollo de actividades productivas.
“Nuestra formación en el SENA consiste en recuperar la “Shagra”, ya que desde niña mis abuelos me enseñaron que esta siembra integra todo el mundo que nos rodea, como los animales, las plantas y nosotros mismos, como personas. Lo más importante de la Shagra es el fogón y las tres tulpas donde discutimos como vamos a sembrar, que vamos a sembrar y en que fases de la luna lo vamos hacer”, señala María Lucero Calixto, joven indígena del cabildo de ILES, beneficiaria del programa del Sena.
Para Diógenes Ascuntar, también integrante de esta comunidad indígena, su relación con la ‘Shagra’ y la formación del Sena le han permitido avanzar en la recuperación de sus tradiciones: “cuando vivía mi abuela, yo ya oía ese término indígena, pero ahora se está perdiendo con las nuevas formas de hacer agricultura; ahora, que hay un apoyo como el que brinda el Sena, hay un porvenir para la ‘Shagra’, un cultivo sano, para que la gente no se enferme, ahora que todo está contaminado, sobre todo, la comida que consumimos”.
De esta forma, el Sena le cumple al sector rural, promoviendo en la población, además de la ‘Shagra’, la innovación y el emprendimiento, como respuesta a los nuevos retos, tal como lo hace a través del programa Jóvenes Rurales, que está dirigido a residentes del sector rural Colombiano, con edades entre los 16 y 35 años, y a poblaciones vulnerables, sin límite de edad, con rica herencia ancestral recibida de sus “Taitas y abuelos”.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.