¡Virgencita de Las Lajas… Te van a tumbar!

Por Manuel Erazo Cabrera
viejomanolo1@hotmail.com
Ismael Botina, popular maestro Buchón,
completó un novenario de rezos y plegarias en el santuario de las Lajas,
implorándole a la virgencita, que en
nombre de Dios, de luces a la dirigencia de Ipiales, para saber a ciencia
cierta, ¿qué es lo que va a suceder con el famoso teleférico?

Hace tiempos, maestro Buchón espera poder
llevar a su suegra, una anciana mujer 
tullida y quiere despedirse de este mundo, cumpliendo su último deseo,
visitar el santuario, pero, por ese montón de gradas le han hecho imposible
cumplir su sueño
.
Cuando era 
gobernador Eduardo Zúñiga, siete
años atrás, dio la buena nueva que la Gobernación financiaría el teleférico de
Las Lajas
,  muchos ancianos y tullidos
saltamos de la dicha y encomendamos al gobernador para que mi Dios lo tenga a
la diestra del Padre.
Han
pasado los días, terminó el período de Zúñiga, pasó Navarro, vamos medio año de
Raúl, y pareciera que una maldición le cae al proyecto; el diablo de la
confusión, los chismes y los rumores políticos, se apodera de la dirigencia de
Ipiales.
Diez de
los catorce concejales no quieren  ni ver ni oír del teleférico, dicen que es un
espanto que va acabar con la venta de estampitas y chucherías de las
petaquillas
que mantienen las gentes del
corregimiento de Las Lajas. Ningún concejal ha salido a defender la obra… ¿será
tan maligno este proyecto, que no tenga algo de bueno?
Virgencita de Las lajas, acudimos a tu
sapiencia suma, para que des luces a nuestra inteligente dirigencia de Ipiales,
para que se tome el mejor camino; no permitas que sigamos en este mundo de
lagrimas y suspiros, porque mientras nos la pasamos renegando que las obras no
se ejecutan porque no hay recursos, aquí es todo lo contrario: está la plata
y  los diseños, se han adelantado los
trámites para comprar la maquinaría; pero algunos dirigentes se oponen al
proyecto y confunden a la gente
.
La plata de las limosnas forma parte de la
Sociedad, lo mismo que los millones de la Gobernación, y del gobierno nacional;
el gerente se  ha paseado por todo el
mundo hasta dar con un modelo que sea bien bonito; solo hace falta ponernos de
acuerdo.
Al gerente del proyecto Ricardo Obando en el
concejo de Ipiales, solo faltó 
descomulgarlo y azotarlo en público. Al señor Obispo, se lo nota asustado y a lo mejor renuncia a la Sociedad; la Alcaldía  no le aprueba las licencias para construir
las obras.
Virgencita de las lajas, Oh madre mía, tú que
todo lo puedes y todo lo sabes, ilumina a estos pecadores para lleguen a un
mejor destino; y si ya no se construye la obra, haz que ese montón de fierros se los regalen al maestro Buchón,
para venderlos como chatarra vieja…intercede madre mía, tú  todo lo puedes,  no importa que la oposición sea política.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *