El enfoque humanístico para la formación de valores en los estudiantes de la educación superior

MG. Augusto Giraldo Cabrera
Rodríguez

Los procesos educativos en todos los
niveles deben orientarse hacia la formación humanística, es decir enseñar “para
la vida”
, especialmente en estos tiempos, que vemos que el educando necesita no
sólo conocer el desarrollo de la ciencia, sino el cómo decir y hacer de la
cotidianidad. No valen tantos títulos sin el saber ser y saber hacer. En esta
forma se conjuga la intención del hombre “de comprenderse de una u otra forma
en los límites de lo que él es y debe ser, o sea la relación entre el Ser y
deber ser”.

Por lo dicho anteriormente el
humanismo puede considerarse como movimiento, convicción, teoría doctrina
actitud o como filosofía.
En un folleto que distribuye la oficina
de formación universitaria dice “la formación Humanística en la Universidad de
Nariño, constituye uno de los propósitos fundamentales consignados en el PLAN
MARCO DE DESARROLLO DE LA INSTITUCIÓN Y DE SU PROYECTO EDUCATIVO; como tal
propende por “la formación de actitudes y valores humanos”.
Los procesos educativos deben
propender para que se impongan en este siglo, perfiles de preparación para el
futuro egresado, especialmente en el dominio humanístico y motivación hacia la conquista
de verdaderos valores útiles a la sociedad para asumir las responsabilidades de
su época y forjamiento de un mundo mejor.
Juan Vela Valdés, rector de la
Universidad de la Habana al respecto expresa: “ Pienso que el mayor reto de la
Universidad de La Habana es graduar un profesional competitivo con dominio de
las técnicas pero con una formación humanística que dé sentido a su práctica
dentro del marco total de la sociedad que lo haga ser un hombre más plenamente
feliz, ni la tecnología misma , ni el conocimiento por sí mismo, ni la
eficiencia por si misma tendrán significación si no se ponen al servicio del
país, del estado de la gente. (Encuentro por la Unidad de los educadores
Latinoamericanos. La Habana Cuba Febrero de 1999).
El enfoque humanístico en las
universidades debe ser globalizado, integrado y correlacionado en todos sus
programas de pregrado y post grado. En la actualidad la Universidad de Nariño
ofrece programas de humanidades que llenan los espacio de “carga académica de
sus docentes”, o dictados por profesores contratados, por estudiantes y por
administrativos todos bajo la orientación de la dependencia “Formación
humanística”.
La pregunta es: “será que estos
proyectos tienen eco entre los estudiantes?. Será que la población estudiantil
no se siente motiva ante estos currículos o no se acomodan al nivel de su
tiempo o no quiere prepararse como persona para la vida? La Universidad debe
ofrecer las condiciones académicas para saber que verdaderamente está en el
mundo moderno del cambio social y como un hecho de desarrollo y crecimiento
económico, cultural, identidad ciudadana y como creador de una familia que
crezca dentro de sus potencialidades humanas. Para enriquecerse dentro de una
escala de valores que las reavive espiritualmente y los dignifique en el porvenir
de nuestros tiempos.; o estos programas son “ un requisito de ocho créditos
para graduarse?
La universidad, y en especial la
Universidad de Nariño, debe proveerse de las condiciones necesarias para que se
comprometa con la región en el ofrecimiento de propuestas efectivas que
favorezcan al individuo y en general a la sociedad. Las experiencias en materia
humanística aportada por cada una de las carreras profesionales deben ser los
semilleros de la formación y adquisición de valores que sobresalgan en la
comunidad nariñense y por ende en la Educación colombiana. El reto es combatir las
desigualdades, la apatía, la falta de sentido social
, el desinterés por la
educación universitaria con el crecimiento hacia la integración de valores
sociales, culturales, religiosos ciudadanos, cívicos, etc. Estos aspectos humanísticos
serán la condición para la formación e identificación de valores; De las
dificultades que se presentan en este enfoque serán fuentes para fortalecer los
aspectos humanísticos de los educandos.
Significación del “Humanismo.
Puede interpretarse dentro de la
teología, filosofía, literatura teoría psicológica, sociológica y pedagógica.
El Humanismo nace en los años 30 en Estados
Unidos como comportamiento en la administración y dado el auge de las ciencias
sociales especialmente en la psicología del trabajo. La deshumanización del
trabajador con la aplicación de métodos rigurosos, científicos y precisos de
rigurosa aceptación.
Toda definición se interpreta como el
resurgimiento del pensamiento filosófico clásico en el sentido de justificar el
interés por el estudio de los fenómenos naturales y humanos.
En el Diccionario pedagógico.
El término humanístico aparece como
“movimiento moral e intelectual tendiente a desarrollar en el hombre las
facultades propiamente humanas y a multiplicar las instituciones culturales”
Otros pensadores dicen que el humanismo como “actitud práctica o concepto
teórico de quienes luchan por el desarrollo de las funciones propiamente
humanas del hombre, o incluso consideramos al hombre como  valor supremo…”
Creemos que en los programas de
ingenierías, doctorados. especialidades, master o en el grado o título que
adquiera el universitario debe estar salpicado como un ser humano que va entregar
sus saberes a otros con mayor o menor capacidad intelectual y de conocimientos,
así tendremos la satisfacción de haber alcanzado la comprensión del proceso de
formación del estudiante universitario, del alumno de preescolar, primario y
secundario .es decir fortalecer el enfoque humanístico en todas las
instituciones sociales pero en forma categórica en los centro educativos.
Por lo tanto, 1. Hay necesidad de
humanizar y democratizar el proceso educativo; 2. Dar mayor auge a las llamadas
ciencias humanas; 3. Tener en cuenta las ideas filosóficas de John Dewey y de
la pedagogía dinámica de Kart Lewin, y los experimentos de How Thorne.
Reflexiones sobre el enfoque
humanístico
.

1.         Como
egresado de la Facultad de Educación, especialidad Lenguas Modernas y como
profesor de la misma, podría detenerme a reflexionar sobre todo este tiempo que
desempeñé mi profesión docente en la Educación de niños de primaria, jóvenes de
secundaria y estudiantes de las facultades de la Universidad de Nariño.
2.         Tal
vez las humanidades en todos los campos no fueron del alcance de mis
aspiraciones, El humanismo lo viví con todos y cada uno de mis alumnos, con el
diálogo pedagógico con los padres de familia, con la amistad e identidad de los
compañeros profesores en todos los niveles y aún con la autoridad que surgía de
los administrativos, unas veces con direcciones equivocadas y otras con
ejemplos de comportamiento y de vida.
3.         Independientemente
de los problemas propios del SER docente, éste adquiere una gran
responsabilidad con sus estudiantes, lo cual lo caracterizan más que a
cualquier profesional porque su contacto es más directo y en nada valida su
proceder en su DEBER SER.
4.         Las
ciencias, las tecnologías y los aspectos científicos deben reconocer que su
misión y visión está centrada en el ser humano poseedor de una espiritualidad
individual que merece sea tratada con todos los métodos y comprensiones para el
desarrollo de su personalidad.
5.         El
trato afectivo en la Educación Superior debe ser aún mayor que en los niveles
escolares anteriores, si nos acogemos al común de decir que “como son jóvenes
ya saben lo que hacen”, nuestros estudiantes demandan de mayor afecto y
atención.
6.         No
conocemos un estudio que se relacione con la valoración de los estudiantes
acerca del enfoque humanístico de sus profesores o con el enfoque humanístico de
los profesores en su trabajo con los estudiantes, el profesional docente y su
orientación humanística. etc.
7.         El
profesor domina su materia tiene extensos conocimientos de su quehacer
universitario, pero es esquemático se rige al guión de su clase lo importante
en este sentido, es saber que el profesor siempre está listo para asesorar y
dar confianza para que se sientan seguros en el “qué, el cómo, para qué, por
qué y para quien.
8.         El
profesor que sienta su profesión debe ayudar al alumno en sus adelantos
materiales y espirituales, lo cual amerita tener verdaderos valores humanos para
que sea un formador los acreciente en sus alumnos. Esto conlleva a reflexionar
sobre la auto evaluación y autocrítica. En qué consiste su sensibilidad, su
compresión comunicación, amabilidad, modestia, honestidad; estas valoraciones
permiten comprender proyectar y ejecutar el proceso educativo, en estos
momentos de afanes, confusiones y desaciertos de la humanidad.
9.         Adecuación
de las relaciones profesor-estudiante eliminando loa sentimientos de
superioridad demostrar sentimientos de expresión de afecto hacia todos sin
distinción de casos.
10.       Reconocimiento
de las causas que provocan conductas tanto positivas como negativas. En este
sentido se debe orientar al estudiante en la creación de hábitos comunicativos,
la discusión, la crítica y el enriquecimiento de valores humanos con miras a la
sociedad donde va a actuar.
11.       Concluyo
que el enfoque humanístico como condición primaria para la formación de valores
en los estudiantes no posee ni una vía específica ni un método ni un especio
determinado para tales fines.
Necesidad de fomentar el modelo humanístico
y de valores en los estudiantes
Este modelo puede estar dirigido hacia:
1.         Los
currículos
2.         El
estilo específico de formación
3.        
Prácticas sociales.
En el primer caso, los contenidos de
los currículos deben responder a los contenidos y metodologías propias del
proceso y realidades existentes en el sistema educativo., dentro de cada
currículo de las asignaturas y articularse con su visión y misión Debe ser
interactivo, elástico y apropiado a la realidad social y cultural donde va a
actuar el futuro profesional. Debe tenerse en cuenta que el currículo no es
simplemente el conocimiento, sino que debe ser una manera de organizar y
administrar una cantidad estrategias que favorezcan lo científico y lo humano.
Los currículos no deben orientarse a
únicamente al conocimiento científico sino a la práctica humanística del
hombre.
En el segundo aspecto, las
instituciones de educación superior deben orientarse hacia ambientes
educativos, condiciones de trabajo sistemas de relaciones interpersonales, y
participación ciudadana. en el desarrollo integral del proceso social de la
comunidad.
En el tercer punto, creo que la
Facultad de Educación debe liderar el cambio educativo, lo importante no es
saber el qué se enseña, sino las repercusiones sociales orientadas no
únicamente a la práctica científica, sino hacia las reflexiones humanísticas de
la época.
En el folleto de la “Formación
humanística “de la Universidad de Nariño, dice y ofrece.
1.         Formación
en humanismo, y sugiere una lista de catorce (14 proyectos)
2.         Formación
en cultura artística y cultura física. Con sus respectivos títulos en sus trece
proyectos.
3.         Formación
en problemas de contexto. Con veintitrés (23) proyectos en los cuales debe
trabajar el estudiante.
Naturalmente cada estudiante escoge
sus ocho créditos para optar el título universitario..
La propuesta del presente trabajo es
averiguar e investigar en forma responsable y obligatoria si estos enfoques
cumplen con lo propuesto.
Conclusiones
1. Revitalizar el humanismo para el
proceso de formación del estudiante con un alto sentido de responsabilidad ante
su desempeño profesional al servicio de la sociedad
 2. La estructuración y ejecución de la
práctica educativa con un enfoque humanístico en forma consciente y activa
entre todos los actores de la educación.
3. El enfoque humanístico constituye
la base fundamental para la formación de valores en los estudiantes y auto
concientización de los dirigentes educativos.
 Bibliografía
1. Alvarez, Aguilar Nivia. El enfoque
humanista en la Educación. Conferencia magistral en el segundo Simposio Estatal
sobre análisis de la práctica educativa (20-22) 1997. Jalisco México.
2. Diccionario de Pedagogía.
Editorial Labor S.A. Tomo II segunda edición 1970. Barcelona
3. Enciclopedia de la Educación
Moderna Tomo II Editorial Losada Buenos Aires,, 1996
Fabelo José Ramón La formación de
valores en las nuevas generaciones. Ediciones políticas. Editorial de Ciencias
sociales. La Habana, 19996
Marti José Ideario Pedagógico.
Imprenta Nacional de Cuba. La Habana, 1961
4. Clemens. El humanismo pedagógico
en la discusión actual. En Universitas 2000 Vol.19 No 4 Caracas 1995.
5. Universidad de Nariño. Formación
Humanística. Folleto Oficina de Coordinación de formación humanística. Pasto,
2011.

6. Rivero, Cruz Piedad, otro. Universidad de San
Buenaventura, Cali. La formación y capacitación del Docente en Colombia. Memorias.
Bogotá, D, E. 1987.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

1 thought on “El enfoque humanístico para la formación de valores en los estudiantes de la educación superior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.