Historia de la celebración de la “Noche de las velitas” en Sandoná

El “Día de las velitas”, la “Noche de las velitas” o “Noche de los faroles” en Sandoná inició el 7 de diciembre de 1976 por iniciativa del médico vallecaucano Rodrigo Velásquez quien encontró en los moradores del recién creado barrio Hernando Gómez Jiménez apoyo a su idea.

El médico Velásquez llegó a Sandoná muy joven procedente del Tambo, en mayo de 1976 a laborar al hospital Clarita Santos y estableció su residencia en una de las viviendas ubicada en la Carrera 3A del proyecto que había desarrollada la Caja Agraria. Sus vecinos de cuadra fueron el profesor Alejandro Molina Erazo, don Samuel López, el profesor Miguel Casanova y del barrio Edelmo Zambrano.

Con el paso del tiempo los sandoneños fueron conociendo sus aficiones, entre las que estaba el fútbol, por lo cual dado su carisma se integró fácilmente e hizo parte del equipo del barrio Hernando Gómez como interior derecho o mediocampista y de igual manera fue elegido vicepresidente de la junta de acción comunal.

Con el paso de los meses y dada la proximidad de las fiestas decembrinas se reunió con la junta de acción comunal del nuevo barrio sandoneño, que se había separado del Meléndez, el primer barrio de la ciudad dulce, para contarles la idea de realizar una celebración especial el 7 de diciembre en honor a María Santísima en su advocación de la Inmaculada Concepción.

De acuerdo a la información del historiador Libardo Suárez Andrade la junta de acción comunal del barrio Hernando Gómez estaba integrada por el profesor Alejandro Molina Eraso como presidente, el médico Rodrigo Velásquez como vicepresidente, el profesor Miguel Casanova secretario, Ignacio Fajardo Rojas tesorero, Luz del Carmen Pantoja fiscal, el profesor Evelio Burbano, el profesor Luis Quintero y el señor Samuel López vocales, delegado y coordinador de deportes Alberto Rodríguez y asesor Otto Quintero González administrador local de Artesanías de Colombia, fueron los que acogieron la idea del joven galeno.

Recuerda el señor Ignacio Fajardo Rojas que para sufragar los gastos que demandaba la elaboración de los faroles la junta realizó la rifa de una novillona y el profesional de la medicina fue el encargado de visitar todos y cada uno de los hogares sandoneños para vender las boletas que dado el carisma del vendedor no dudaron en comprar.

La otra tarea del médico era enseñar a las señoras y señoritas del barrio la elaboración de los faroles para lo cual utilizó un tarro de galletas, que sirvió de molde para este propósito y con base en la inteligencia que distingue a las sandoneñas, rápidamente aprendieron la técnica artesanal, que la conservan hasta la actualidad, como lo contó Fanny Fajardo López.

Además de los faroles eran necesarios unas guaduas y unos jucos para instalar unos arcos en donde se colgarían los faroles que se instalarían en el potrero, hoy polideportivo del barrio, y frente a las 120 casas que hacían parte del barrio, por lo cual todos los integrantes del equipo de fútbol liderados por el señor Alberto Rodríguez y algunos voluntarios como Bolívar Ruiz Leytón se comprometieron a conseguir este material en las fincas vecinas.

Mientras las mujeres terminaban los cerca de 5 mil faroles, los hombres el 6 de diciembre se encargaron de llevar las guaduas y los jucos y otros materiales como alambre de amarre para realizar la instalación aquel martes 7 de diciembre, vísperas de la fiesta de la Inmaculada Concepción de María.

En el potrero, hoy polideportivo, se instalaron unos 30 arcos con unos 20 faroles cada uno, frente a la mayoría de las viviendas se instalaron unos cinco arcos con 10 faroles cada uno y de igual manera se instalaron unos 10 arcos con 20 faroles cada uno frente a las instalaciones del hospital Clarita Santos, lugar de trabajo del gestor de la idea.

Durante su permanencia en el hospital Clarita Santos el médico Velásquez tuvo como compañeros a las siguientes personas: Gloria Márquez, Inés Rodríguez, Margarita Ascuntar, Veneranda Cañadas, Gloria Acosta, Luis Villota, Amparo Lagos, Ligia Romo, Laura Meza, Francisco Ortiz, Javier Bolaños (QEPD), Gerardo Latorre, Lilian Benavides (QEPD), Gerardo Montezuma, Franca Solano, Elvia Maya, Victoria Pantoja, Miriam Rosero, Aura Lagos (QEPD, María Rivera y Celina Rodríguez con la dirección del médico Silvio Enríquez, quien estuvo acompañado de Roberto Díaz Martínez como asistente administrativo.

Fué tanto el impacto del evento que al año siguiente varios barrios de igual manera instalaron faroles frente a sus viviendas y con el paso del tiempo todo el sector urbano siguió la idea del médico Rodrigo Velásquez, que dejó un legado de demostración de fe, arte y convivencia a la comunidad sandoneña.

Suárez Andrade expresó que el año bisiesto de 1976, además del alumbrado especial en el barrio Hernando Gómez, será recordado por la iniciativa del señor Antonio Meneses de organizar el III Campeonato interbarrios de fútbol, en el cual participó por primera vez el equipo del barrio Hernando Gómez Jiménez.

Nota publicada el 6 de diciembre de 2015

(Visited 312 times, 1 visits today)