La enfermedad de moda

Visión de mujer

Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

Más común de lo que imaginamos, la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Y lo más grave: es silenciosa y sobre todo, las personas más cercanas a quien la padece, no se dan cuenta o prefieren pensar que no es nada importante.

Casi todos hemos sentido alguna vez, una inmensa tristeza lo cual es normal, pero si ésa actitud depresiva continúa por más de dos semanas, se recomienda buscar ayuda. La depresión no es simplemente una angustia, es también una tristeza o melancolía permanente. La persona es incapaz de superarla por sí sola, se siente inútil, sin esperanza, experimenta tensión en el trabajo y en las relaciones en general, agrava las condiciones médicas que pueda tener e incluso puede pensar en el suicidio.

Considerando que la depresión puede afectar a cualquier persona, de cualquier nivel económico y en cualquier edad, es importante que la familia esté atenta a los síntomas, para poder ayudar y lograr que el paciente sea atendido con dignidad y libre de prejuicios o estigmas.

Las razones de un estado depresivo son variadas. Algunas personas la padecen cuando experimentan un acontecimiento altamente emotivo; o como resultado de una suma de factores y acontecimientos y así mismo hay quienes no presentan ninguna advertencia previa, es más hasta puede uno mirar que sonríen y pensar que todo está bien. Ante una sospecha de estar sufriendo de depresión, es de mucha utilidad desarrollar el siguiente cuestionario, según los expertos: “¿Se siente triste, ansioso, o tiene un sentimiento de vacío permanente?¿Tiene sentimiento de culpa, no le encuentra sentido a su vida, o está desesperado?¿Tiene problemas para concentrarse, memorizar, o tomar decisiones?¿Se siente muy cansado, débil o sin energía?¿Tiene problemas para dormir, padece de insomnio o se da cuenta de que está durmiendo demasiado?¿Ha perdido el apetito o está comiendo todo el tiempo?¿Se siente irritado o desesperado?¿Tiene dolores y sufrimientos que no se alivian por más que lo ha intentado?¿Ha perdido interés en actividades que antes disfrutaba?¿Tiene pensamientos suicidas o de muerte?“ Si la respuesta es afirmativa en 5 o más de los síntomas, se debe pedir ayuda de inmediato, sin sentirse avergonzado y sin el temor a ser calificado como una persona débil o sin carácter. Y no olvide: demuéstrele a su ser querido que le interesa su salud.

Julio 8 de 2019

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *