La próxima pandemia

Por Jorge Dueñas Romo
jorgedue.12@hotmail.es

Basta con revisar brevemente la historia para saber que la existencia de virus, bacterias y demás, ha estado ligada a la existencia de la humanidad misma, remontándonos hasta el misterioso virus que frenó el avance de Alejandro Magno en Asia, pasando por la peste negra y la gripe española hasta llegar a la pandemia que hoy nos aqueja, la covid-19, estás creaciones de la naturaleza han causado la perdida de millones de vidas humanas.

Sin querer profundizar en las causas u orígenes, hay una verdad clara y es que han estado ligados íntimamente con el contacto entre el humano y la naturaleza, a veces inevitable, pero principalmente contactos dados por la interminable búsqueda de recursos de los seres humanos para saciar el ánimo consumista que nos embarga, este escenario ha sido relatado en sinnúmero de películas y libros que, ante la consternación creada por el estado de alerta que con ocasión de la pandemia se dio con ayuda de medios de comunicación, fueron tomados como proféticos, como si el surgimiento de un virus mortal fuera algo que no iba a ocurrir de nuevo, como si el comportamiento humano colectivo no fuera bastante predecible; llevando esto a un sin fin de personas a crear las más descabelladas teorías conspirativas fácilmente debatibles con el uso de la lógica y el sentido común, confirmando aquel dicho que dice que es el menos común de los sentidos.

Las miradas de esta horda se centraron en el multimillonario Bill Gates, ex director ejecutivo de Microsoft hoy dedicado a la filantropía y a la financiación de muchos proyectos de ciencia y tecnología, quien en meses anteriores había expuesto las implicaciones de un nuevo virus en un mundo tan conectado con medios de transporte como en el que vivimos; como si con algo de información eso no resultaba bastante previsible, información que a pesar de estar al alcance de la mano de un porcentaje importante de la población no es ni siquiera consultada o no existe el suficiente criterio para ser valorada y diferenciada de otra que sin bases científicas ni de nada es más fácilmente divulgada por medio de un sinfín de personajes que logran cierto protagonismo en el mundo del internet, culminando tanto desconocimiento en el aumento de pérdidas de vidas humanas, tal es la gravedad del asunto que por primera vez las políticas de las grandes redes sociales se han dirigido a frenar la divulgación de noticias falsas o con información perjudicial.

Así las cosas, basta con ver un noticiero pasa enterarse que el ser humano sigue en su camino de exploración y explotación de terrenos hasta ahora inexplorados, no nos sorprenda entonces que en algunos años repitamos la crisis que hemos vivido en el último año, o peor aún, que en el juego por dominar las fuerzas de la naturaleza en laboratorios se cree y disperse un virus que resulte incontrolable, teoría esta que he decidido aceptar como posible de toda la gama ofrecida por los internautas. Se repetirían en ese tiempo las extrañas conductas que vivimos como de ver oleadas de gente comprando cantidades alarmantes de papel higiénico que seguro esta es la fecha no han logrado acabarse, porque como se dijo en precedencia, no hay nada más predecible que el comportamiento colectivo humano.

También se vivirán ilusiones de solidaridad como al principio de las grandes cuarentenas donde mucho vieron nuevas realidades, realidades de gente que un día que no salga a la calle a trabajar significa un día que no come, que la desigualdad esta encarnizada en nuestra sociedad y digo ilusiones porque en la primera oportunidad de retomar cierta normalidad los siempre olvidados lo volvieron a ser y seguirán siendo, volvimos a nuestros estados de privilegio y confort; se acabaron rápidamente esos aires de solidaridad.

Por otro lado, el surgimiento de uno o más virus, que resulta inevitable, pueden ser el menor de nuestros males, el cambio climático es una realidad que nos acecha y hacen ver un oscuro futuro para la supervivencia humana, así que como dicen por ahí: ¡que Dios nos agarre confesados!

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *