Sandoná, un propósito de todos

Mi ventana
Por Ramiro García

Doce días después de la fecha de elecciones  y ya con resultados consolidados, es imperiosa la necesidad de  reconciliación y concertación entre los diversos movimientos políticos y sociales sandoneños, toda vez que deben  primar los intereses y objetivos de la comunidad, sobre los particulares. En lo referente a la aspiración por la Alcaldía Municipal, los resultados del vencedor, Dr. Camilo Gómez, revelan una  contundencia tan evidente que, se supone, dispondrá del  apoyo colectivo a su gestión por parte de la sociedad civil sandoneña.

Al nuevo burgomaestre le espera un reto considerable en la búsqueda de alternativas que  procuren soluciones a las  grandes necesidades y profundas preocupaciones por el desarrollo sandoneño.
Un amistoso, colaborativo, transparente, eficaz y eficiente empalme con la administración actual, acompañado por sus futuros colaboradores en el gabinete, le permitirán conocer el diagnóstico administrativo y financiero del municipio,  insumo importante para la elaboración del plan de desarrollo que requiere la localidad, sin soslayar su inserción en el contexto regional y nacional.
Parafraseando la terminología técnica de la profesión del nuevo mandatario, me atrevería a insinuar que es preciso el uso de la fresa, amalgama y demás recursos odontológicos, que permitan una profilaxis en la gestión administrativa y una prolija odontotectomía de lo que haya que erradicar. Y, por supuesto, los nuevos ediles del Concejo Municipal deben procurarle unas afiladas y consistentes prótesis legales y financieras para el logro de los objetivos planteados.
No hay que sustraerse a los planes, proyectos o programas vigentes o en ejecución, que hayan sido producto de la iniciativa del mandatario saliente,  Ingeniero Diego Olegario Arcos, ya que algunos de ellos apuntan al desarrollo de la cultura, deporte, educación y del sector productivo. A nada conduce el mirar  acciones pasadas en el  espejo retrovisor de la política con enojo, revancha o perversidad.
Sin duda alguna la futura gestión debe centrarse en el uso de herramientas que permitan mejorar las condiciones sociales y económicas para el futuro de las nuevas generaciones. Y una de esas herramientas básicas es la conformación de un gabinete serio, honesto, comprometido, responsable y eficiente. Así haya que “poner conejo” -como dice el  presidente Santos-, a los compromisos políticos adquiridos en campaña. El mejor eslogan debe ser el de gobernar con los mejores. Y punto.
Igualmente hay que celebrar  el arribo de un sandoneño a la Asamblea Departamental; en este caso, del abogado Álvaro Bastidas Buchely – haciendo abstracción de su tendencia partidista o matiz político-, con el laudable fin de articular y complementar acciones comunes. Basta recordar que, a partir del 2012, llegarán a los entes territoriales recursos provenientes del Fondo Nacional Regalías bajo un nuevo esquema distributivo, el cual prioriza el financiamiento únicamente de proyectos técnica y financieramente viables y sostenibles. Y hay que contar, además, con un enlace político a nivel departamental. Bueno, esta es la oportunidad.
De otra parte también es pertinente acoger iniciativas de organizaciones no gubernamentales de base comunitaria, que haciendo uso de contrapartidas locales, gestionen ante organismos internacionales la cooperación técnica y financiera necesaria para apalancar proyectos de desarrollo local que contribuyan al logro de los objetivos del milenio; pues es éste un propósito de la humanidad entera. Y creo que en este tema no se han hecho las suficientes intenciones de acercamiento.
En síntesis, la idea es proponer desde este espacio, a todos los sandoneños presentes y ausentes,  la suma de esfuerzos, ideas y acciones, con un propósito común: contribuir al desarrollo social, económico, político y cultural de Sandoná.

Transitar por orillas distintas es, como dicen en mi Venezuela querida (sin Chávez, por supuesto): “Cuando el arpa desentona, el cuatro desafina, entonces el maraquero duda……… y  el cantor se equivoca”.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.