Sobre el día del maestro

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
despertadordelsur@hotmail.com

Este viernes 15 de mayo, estaremos no celebrando, hoy nada se puede celebrar, dadas las circunstancias, así pasó con el Día de la madre, no hubo la celebración como ellas se merecen, sino recordando el Día del Educador Colombiano, por tal motivo quiero aprovechar estas páginas para hacer llegar mi saludo de felicitación, cariño, reconocimiento y gratitud a todos los maestros y maestras de Pasto, de Nariño, de Colombia y del mundo entero, hoy confinados en su casa, para protegerse de esta pandemia que a todos nos aqueja.

Desde allí, aún en medio de esta zozobra, de esta preocupación que todos tenemos, de este estado de ánimo que no pude ser de tranquilidad, sino de temor, siguen de manera virtual tratando de hacer lo mejor por cumplir con su deber, el deber de educar y formar a sus discípulos, quienes también junto a sus padres sufren muchas penalidades incluso la misma hambre.

De verdad que considero y comprendo las preocupaciones que deben estar padeciendo los maestros por seguir los mandatos del gobierno, cumplir con su deber por medios virtuales sin darse cuenta que no todos los estudiantes tienen los medios tecnológicos y por otro lado, la incertidumbre de los padres de familia, algunos ya desempleados, pues los “echaron del puesto” que están al lado de sus hijos tratando de ayudarlos en sus trabajos escolares, de hecho, una cosa es lo que piensa el gobierno desde un escritorio y otra muy distinta la realidad que viven tanto maestros como estudiantes y además, una cosa es Corea y otra es Colombia.

Triste esta realidad si tal parece que ni el mismo gobierno sabe qué pueda pasar después del 31 de mayo, cuando supuestamente escuelas y colegios abrirán nuevamente sus puertas, más aún se pretende que en los municipios donde no se ha presentado esta pandemia deben volver a clases presenciales pero con los protocolos exigidos, me pregunto: habrá protocolos que valgan en los salones de clases donde hay hacinados más de cuarenta estudiantes? Qué pasará con los maestros y maestras que tendrán que desplazarse desde Pasto a esos municipios? Quién irá a proteger de verdad, a estudiantes y a maestros? Serán los mismos maestros de sus propios bolsillos y de los bolsillos ya rotos de los padres de familia?

Por tal motivo aprovecho esta fecha para recordar a uno de los grandes educadores nariñenses lamentablemente olvidado por todos, me refiero a Manuel Agustín Ordoñez Bolaños, nacido en La Cruz del Mayo, “La Ciudad Maestra” del Departamento, el 17 de enero de 1875, autor de la cartilla de lectura “Alegría de Leer”, esa cartilla con la que todos, al menos mis contemporáneos, aprendimos a leer; en mi caso siendo discípulo de mi padre Luis Antonio Arturo mi primer maestro, un verdadero “maestro de maestros” Agustín Ordoñez fue un maestro egresado de la Escuela Normal Superior de Institutores de Popayán, el 15 de abril de 1898, ejerció su noble misión educadora en escuelas y colegios de su tierra natal, también en Pasto, Ipiales Barbacoas y Popayán, es aquí donde escribe su cartilla de lectura que, quizá sin darse cuenta, se iba a constituir en el mejor método de lectura y de hecho, en el más bello legado para la educación colombiana.

Lamentablemente “un vivo” de esos que tantos hay en nuestro medio, Evangelista Quintana, con el pretexto de ayudarle para su publicación se quedó con los originales y luego los publicó, en 1930, como si él fuera el autor y en efecto así salió y así quedó, pero el doctor Vicente Pérez Silva ha hecho justicia y un verdadero acto de desagravio ha logrado el reconocimiento de Agustín Ordoñez como el auténtico autor de esta cartilla. Recordemos que el ilustre educador murió en Bogotá el 17 de marzo de 1965.

Vaya desde estas páginas mi saludo de felicitación y gratitud por su noble misión a ellos encomendada a todos los maestros y maestras de Pasto, de Nariño y de Colombia que hoy, confinados en casa, siguen desempeñando su labor de educar y formar a la niñez y a la juventud puesta bajo su responsabilidad.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba