Tentáculos en movimiento

Endulzando las
palabras
Por Iván
Antonio Jurado Cortés
Aunque
aparentemente falte tiempo para la elección del nuevo Congreso de la República,
ya se empieza a sentir los primeros movimientos de los tentáculos de la añeja
maquinaria política del país. Se mira actuaciones especiales de los gamonales y
zagalillos de las acedas huestes de partidos y movimientos políticos.
Nuevamente retorna el saludo cariñoso del encorbatado hacia al manicalloso. En
la calle nos sorprenden con saludos gasolineros; estridentes pitos de vehículos
con oscura vidriería, los que anuncian la llegada de afectos compartidos.

Un teatro que
forzosamente los ‘padres de la patria’ deben sostener hasta un domingo cualquiera
de marzo de 2018, cuando el campanazo final exprese que el satírico sacrificio
valió la pena. En todos los rincones de Colombia se ha dado la orden de aceitar
las piezas de primer nivel del paquidérmico aparato electoral. Los que vienen
en el baile de la mermelada saben lo delicioso que es saborearla
y digerirla
hasta la saciedad, por lo que es imperativo accionar sus tentáculos con el
propósito de continuar en el disfrute.
Como siempre
habrían otros intentando entrometerse en ese festín; cuadriplican esfuerzos
arriesgando sus propios recursos con el fin de acomodarse en el sillón de los
opulentos. Es de obligatorio cumplimiento iniciar el baile, por lo pronto con
música relajante y de calentamiento; posteriormente, entraran sonatas cargadas
de energía motivante que inevitablemente contagiaran todo el escenario. Sus
vibraciones musicales penetraran las sensibles fibras de la resistencia hasta
doblegarla
por el sendero del recurrente masoquismo.
Estamos en
Colombia, tierra de cultura, tradición y folclore, este ultimo de dos tipos: el
original que engalana la biodiversidad criolla y el otro, una obra antrópica
llena de picardía y malicia. Pero como en cualquier banquete o fiesta, los
recursos económicos son indispensables para el éxito
de lo propuesto; es así
como se debe echar mano de la ‘marmaja’ disponible, y si no la hay,
necesariamente vender la idea a un buen postor, uno que baile a ritmo de flauta
y sea mesurado al momento de pedir.
Los pulpos de
la politiquería iniciaron su trabajo con pequeños estiramientos en sus
tentáculos; con lo inteligentes que son estos cefalópodos, cada alargamiento es
fríamente calculado, siguiendo estrictamente directrices de los jefes ‘pluma
blanca’, quienes desde su cómoda posición diseminan la energía necesaria para acelerar
el avivamiento de las masas
, esas que le ponen la chispa folclórica a la
ambición de los faraones, dueños de la seudo-democracia colombiana.
Las últimas
discusiones de palacio con el legislativo son por el desequilibrado reparto de
la mermelada, cosa que durará muy poco porque se avecina una actividad
protagónica y trascendental de parte de los ‘honorables’; por un lado la
aprobación de la antisocial reforma tributaria y por el otro, refrendación del
nuevo acuerdo de paz entre subversivos de las Farc y gobierno
. Se detecta sin
mayor esfuerzo que los tentáculos burocráticos del Congreso se preparan para la
mejor encerrona al ejecutivo, que no escapará al líquido paralizador de esta
cruel bestia.
Algunos
pulpillos que no han podido comer a gusto, tendrán la oportunidad de hacerlo en
los próximos días, ya que es inevitable contar con el apretón hasta de los
tentáculos menos visibles y vulnerables. Llegará el momento que todos los
octópodos abracen por igual. Viene la refrendación de unos acuerdos para la
pacificación de la  nación que la
ciudadanía no quiso aprobar
, dejándoles en bandeja de oro a los senadores y
representantes, quienes ni cortos ni perezosos arreglaran las cosas a su
manera.
Las canas en la
cabeza del premio nobel de paz se triplicaran en menos de que cante un gallo.
Políticos aislados y desechados, el doctor ‘Juanpa’ tendrá que recogerlos, no
queda de otra
. Con la experiencia del reciente plebiscito, se trae a la
práctica un popular refrán: ‘camarón que se duerme se lo lleva la corriente’.
Las alianzas
partidistas están en acuartelamiento de primer orden
, esperando que la bandera
a cuadros se baje y llegue el esperado ataque de los pulpos, que con sus
devastadores tentáculos indiscutiblemente enceguecerán con oscura tinta a
desdichados y desprevenidos. El pueblo amodorrado e hipnotizado por el
embaucador olor de esta especie endémica en la tierra del ‘Corazón de Jesús´,
impotentemente enfrentará una de las más feroces embestidas poco vistas en las
últimas décadas, que más temprano que tarde conllevará a ratificar la bien
llamada patria boba.

Domingo, 6 de
noviembre de 2016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.