“No soy la única ni la última. El cáncer no me iba a ganar la batalla”

Por Alma Stelia Melo Maya
alma.socialcomunitaria@gmail.com

Siempre fui muy juiciosa con el autoexamen, aunque confieso que jamás pensé que me podía pasar a mí. Fue en diciembre de 2017 que me palpe una “bolita” y decidí consultar al médico, pero por cuestiones familiares urgentes en este caso el estado de salud de mi madre, esto quedó aplazado hasta que mi sobrino me advirtió sobre la importancia en realizar la ecografía mamaria dadas las características del nódulo.

Efectivamente me realice el examen y me dio un resultado de un nódulo clasificado con un BI –RADS 4B, es decir 50% de probabilidad que sea maligno, al realizarme la biopsia se comprobó que efectivamente tenia Carcinoma Ductal Infiltrante, al recibir los resultados mi gran expectativa hacia que no lograra mirar la conclusión, cuando me muestran el resultado mi llanto fue inmediato, miles de cosas se pasaron por mi cabeza el solo nombre de CANCER te asusta, el temor a que me tendré que enfrentar, como será la quimioterapia, me tendrán que hacer mastectomía radical (extirpar el seno), como le cuento a mi familia, a mis hijas… en fin , pero solo llore 5 minutos luego sequé mis lágrimas y le dije al médico: “¿Bueno, que hay que hacer?”

Desde ahí comenzó todo un recorrido entre exámenes, laboratorios, ayudas diagnósticas, entre tanto llegaron los resultados de la Inmunohistoquímica en donde se clasificaba mi cáncer con el segundo más agresivo en los tipos de cáncer de mama y por tanto se debía actuar rápido y con un tratamiento agresivo, así es, Poliquimioterapia de Alto Riesgo los citotóxicos utilizados son muy fuertes, de ahí vino a los 14 días de la primera quimioterapia, la caída de mi cabello, seguido de los cambios en la piel, cambios en los hábitos de alimentación, en el sueño, en fin una serie de situaciones que fueron muy incomodas, algunas de por más dolorosas. Una vez terminé mis sesiones de quimioterapia, me realizaron la cirugía cuadrantectomía, todo salió muy bien. Ahora estoy terminando con los ciclos de radioterapia, que son mucho menos traumáticos que “la quimio”, ya que solo produce unas leves quemaduras, oscurecimiento de la piel, pero si se tienen ciertos cuidados, estos síntomas serán menores.

Hago un leve recorrido en que consiste más o menos un tratamiento de cáncer, este no es el mismo para todas las personas, todo depende del tipo de cáncer, el estadio, lo que determine la Inmunohistoquímica, las condiciones del paciente, que otras patologías tenga, la edad, etc., por eso no podemos hablar que en todas las personas el tratamiento será igual.

Pero lo que sí es igual es la importancia que tiene una actitud positiva frente a esta dura realidad. Yo no soy la única ni la última soy una de las 101.893 personas que en el año 2018 se le detectó algún tipo de cáncer en Colombia, es decir algo así como 280 personas diariamente pasamos por el difícil momento de saber que tenemos cáncer, y es que suele asustar porque uno asocia Cáncer con muerte.

Las cifras suelen ser alarmantes a nivel mundial se registra que en el año 2018 los nuevos casos de cáncer fueron de 18.078.957 y también se registra 9.600.000 muertes. Esto no es para perder las esperanzas, por el contrario es un llamado de atención para que le hagamos frente a esta enfermedad, evitar los factores de riesgo, hacer los exámenes de rigor, confiar en la capacidad de los médicos y el avance de la medicina en lo que refiere a esta y otras enfermedades.

Personalmente considero que no hace mal utilizar algunas alternativas que nos ayuden a mejorar nuestra salud, pero si considero muy irresponsable anuncios y comentarios como que con solo tomar agua con limón y bicarbonato, comer mucha guanábana, limitar nuestro pensamiento a erradicar el cáncer de nuestro cuerpo, etc., sea suficiente para curarnos. Si bien unos hábitos de vida saludables son importantes no solo frente a esta enfermedad, también es cierto que científicamente está comprobado que hasta el momento lo único realmente efectivo para el tratamiento del cáncer es en muchos casos la quimioterapia, la radioterapia, la hormonoterapia, etc.

En lo personal no niego que al escuchar quimioterapia de alto riesgo me asustaba, y claro que eran fuertes, que causaba muchas cosas, vómitos, daños de estómago, insomnio, mucositis (llagas en la boca), brotes en la piel, dolores musculares entre otros, pero lo que siempre yo me repetía y con gran seguridad y confianza era que todo eso era temporal, que todo eso iba a pasar y que mi vida es muy valiosa, que tengo familia que me quiere mucho y que no era justo que sufrieran por mi culpa.

Por eso nunca dude ni nunca dudaré en someterme a los tratamientos necesarios por muy dolorosos que sean, siempre y cuando con eso este dando la batalla para vencer esa enfermedad, yo no me iba a dejar ganar esta lucha, yo no iba a permitir que el cáncer me acabara, y así supiera que la quimioterapia era fuerte, iba cada día con toda la actitud positiva siempre de la mano de Dios y la Virgen, rodeada del amor más grande que es el que te brinda la familia, los amigos.

De igual manera considero que es muy importante saber en dónde se hace el tratamiento, es decir que la entidad cuente con el personal médico capacitado y con las tecnologías requeridas para tal fin; en mi caso siempre estaré muy agradecida por la ayuda brindada por el Dr. Faustino Bastidas Mastólogo, oriundo de nuestra querida Sandoná.

Él fue quien dio las pautas a seguir en todo mi proceso, un gran médico muy capacitado, pero sobre todo un gran ser humano con un carisma y calidad humana que hacen que uno vuelva a tener fe en gente, siempre honesto, claro y concreto, que supo llevarme a lo largo de todo mi proceso transmitiéndome confianza, tranquilidad, seguridad.

De igual manera el Dr. Omar Benavides, Oncólogo, quien me guió y siguió paso a paso mi evolución durante las quimioterapias, radioterapias, un gran ser humano, que no escatimo en detalles para garantizarme las mejores condiciones logrando una estabilidad en mi salud integral; el Jefe Álvaro Rodríguez, gestor de caso, que siempre ha tenido la actitud y compromiso de ayuda, con esa calidad humana que lo caracteriza, que le transmite un parte de tranquilidad al ayudarle a solventar todos esos procesos requeridos para recibir atención; a la oficina de trabajo social, psicología, las niñas encargadas de facturación, los profesionales en la sala de quimioterapia y así a todo el personal de la Unidad funcional de atención del cáncer del adulto (UFCA ) del Hospital San Pedro de la ciudad de Pasto y a sus directivos, quienes dieron cabal cumplimiento con el tema de portabilidad, permitiendo que recibiera toda la atención requerida dada mi patología, sin poner ninguna traba, sino por el contrario facilitarme el acceso a los servicios de salud.

En el mes de octubre, que es el mes de la lucha y prevención contra el cáncer de mama, quiero invitar a todas las mujeres a que seamos las directas responsables y cuidadoras de nuestra salud, hagámonos el autoexamen, consultemos al médico, no le tengamos temor si nos diagnostican esta enfermedad, que por el contrario nos armemos del valor necesario y seamos conscientes que tenemos mucho que dar, que hay muchas personas que nos quieren y nos necesitan, que no es justo que sufran por nuestra culpa, que somos capaces de superar esto y otras cosas y que los malestares generados por el tratamiento son temporales, que todo pasará y volveremos a estar sanas, que tenemos mucho amor para brindar a nuestros seres queridos, que hay toda una vida por delante, que somos mujeres valientes y capaces y que esta batalla no la va a ganar el Cáncer, que Dios siempre está con nosotros, que somos mujeres fuerte, valientes y valiosas.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

(Visited 1.076 times, 3 visits today)

9 thoughts on ““No soy la única ni la última. El cáncer no me iba a ganar la batalla”

  1. Excelente artículo de una protagonista guerrera y compañera de batalla totalmente de acuerdo Dios nos eligió para esta misión porque el elige a sus mejores guerreras para enfrentar las peores batallas, los médicos y el personal de salud son los ángeles que nos acompañan en el proceso.

  2. Armarse de valor para enfrentar la adversidad no es un asunto menor.
    Su capacidad de resiliencia, fe y el excelente apoyo médico especializado, la estan conduciendo a superar ese difícil episodio.
    Estoy seguro que quienes leímos su testimonio somos solidarios y confiamos en su pronta recuperación.
    Fuerza, Alma Stelia.

  3. Muchas gracias por sus buenos deseos y solidaridad, tengo la plena seguridad que así será, y mayor será mi satisfacción si con mi experiencia de vida logro sencibilizar a otras mujeres para que se realicen los exámenes de prevención y demás

  4. ALMITA ERES UNA GUERRERA INCANSABLE Y tu eres consciente que Dios actúa atraves de los médicos y el personal de salud, que de una manera muy profesional y humana te han rodeada en ese proceso. Pero un parte fundamental es el positivismos con que asumiste este reto y el mor incondicional de toda tu familia y de los amigos que te animaron para soportar todo los procedimientos incómodos por los que tuviste que pasar. Pero otra parte que no se puede desconocer es la oración de todas las personas que te queremos para que salieras adelante, pues toda la sinergia que se logra con la oración de tanta gente, tiene un valor incalculable y hoy se pueden ver los resultados en ti. Pero, tenemos que seguir orando para agradecer a Dios por habernos escuchado y para que te termine de sacar adelante de esta mala experiencia que te toco vivir. TQM cuñadita querida, TU FAMILIA TE NECESITA..

  5. ALMITA ERES UNA GUERRERA INCANSABLE Y tu eres consciente que Dios actúa atraves de los médicos y el personal de salud, que de una manera muy profesional y humana te han rodeada en ese proceso. Pero un parte fundamental es el positivismos con que asumiste este reto y el mor incondicional de toda tu familia y de los amigos que te animaron para soportar todo los procedimientos incómodos por los que tuviste que pasar. Pero otra parte que no se puede desconocer es la oración de todas las personas que te queremos para que salieras adelante, pues toda la sinergia que se logra con la oración de tanta gente, tiene un valor incalculable y hoy se pueden ver los resultados en ti. Pero, tenemos que seguir orando para agradecer a Dios por habernos escuchado y para que te termine de sacar adelante de esta mala experiencia que te toco vivir. TQM cuñadita querida, TU FAMILIA TE NECESITA..Gracias por abrirnos tu corazón para el beneficio de todas las personas que ojala Dios no permita que tengamos que pasar por lo que tu pasaste y por las que lo están pasando.

  6. Querida Alma, doy gracias a Dios por la gran obra que hizo en ti. Definitivamente la fé mueve montañas y con tú fe, tu voluntad y tú perseverancia, de la mano de Dios y la Virgen lograste salir adelante. Dios no manda cosas imposibles, solo que hagamos lo que está en nuestras manos y El se encarga del resto. Así es, hoy tu testimonio da cuenta de todo. Un abrazo grande y que sigas adelante. Eres una persona muy especial y te esperan grandes retos por cumplir. “Todo lo puedo en Dios que me fortalece”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *