A todos nos puede pasar

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
[email protected]

Con pandemia, con aislamiento responsable, con nuestros adultos mayores en casa en la medida de lo posible y con la sensación enrarecida de estar viviendo en condiciones muy diferentes a las usuales, por el bien de todos, sin embargo hay situaciones que no cambian y que por el contrario, al parecer tienden a empeorar.

Y concretamente me refiero a los robos en los apartamentos y casas de habitación. Cada vez es mayor el número de casos que entre los mismos vecinos y conocidos se comentan. Si bien lo usual pudiera ser que los delincuentes aprovecharan la ausencia de los propietarios para hacer sus fechorías, pues ahora resulta que ni siquiera los detiene la misma presencia de sus habitantes, lo cual es más preocupante toda vez que ya no solo están en riesgo los bienes y enseres, sino la vida misma de las personas presentes. Tampoco importan la hora ni el día. Simplemente aprovechan cualquier ocasión para ingresar y salir, incluso de día y por la entrada principal de las viviendas.

Se han presentado situaciones en las que los ladrones utilizan las mismas armas o herramientas que encuentran en la casa y les sirve para atemorizar y ultrajar a sus dueños. Se comenta de métodos especiales y diferentes a los usuales, por decirlo de alguna forma, como por ejemplo que primero revisan la casa y luego regresan por los bienes que les interesan.

Las recomendaciones nunca sobran si de prevenir esta clase de situaciones se trata. Como primera medida, es preferible cerrar con llave las puertas internas y externas, instalar los antepechos a las ventadas exteriores y a las interiores si éstas dan a un patio, instalar alarmas y/o sensores, y aunque parezca exagerado, revisar muy bien en quienes estamos confiando, porque se han demostrado y con mucha frecuencia, la complicidad con celadores o el personal de servicios domésticos, incluso con los obreros de construcciones vecinas.

Al parecer y así lo ratifican las autoridades, que ahora ya no solo nos debemos enfrentar a la delincuencia común de nuestro país, sino que adicionalmente debemos cuidarnos de los dueños de lo ajeno, procedentes de países vecinos y que además se consideran con el derecho a exigir, insultar y criticar el hecho de que gracias al trabajo y esfuerzos personales, las familias se encuentren en mejores condiciones de bienestar. Así que no olvidemos, que si para el COVID 19 las medidas de prevención están en nuestras manos, pues también para evitar los robos y agresiones, debemos tomar las medidas correspondientes por exageradas que puedan parecer.

Octubre 12 de 2020

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *