Lo que se dejó de hacer

El despertador del sur
Por Jorge Arturo Bravo
despectadordelsur@hotmail.com

Estamos a menos de 20 días de para que se acabe este gobierno, particularmente este gobierno municipal de Don Pedro Vicente Obando, y vemos cómo muchas obras que se ofrecieron en su campaña electoral para llegar a la alcaldía, no se cumplieron o quedaron inconclusas, las cuales serán un “verdadero chicharrón” para el nuevo alcalde Germán Chamorro de la Rosa, quien tendrá que terminarlas.

A los estudiantes universitarios desde el inicio de su gobierno se les prometió una tarifa diferencial en el servicio del transporte de buses urbanos, y no se le cumplió, diálogos, reuniones con los gerentes de las empresas y dodo quedó allí, en nada.

Se prometió y estaba totalmente financiada la remodelación y pavimentación de la carrera cuarta Chapal – Miraflores, y se llegó solamente hasta la mitad, hasta el barrio La Rosa dejando abandonado el otro tramo, pero eso si en la inauguración “con bombos, platillos, timbales el comité periodístico de aplausos, dijo el alcalde “les garantizo que antes de terminar mi gobierno la obra quedará totalmente terminada”, lo mismo dijo con la carrera 27; y qué pasó con la remodelación de la calle 17 entre carrera 27 y carrerea 22? Pues quedo inconclusa solo se remodeló dos cuadras, carrera 27 a carrera 25.

La cancha de fútbol, el polideportivo y el centro cultural a construirse en la Loma del barrio Popular o de Las Brisas, cuya construcción debía iniciarse hace más de tres años, como una obra de reposición por haber quitado la cancha de fútbol del barrio Santa Mónica para construir el hospital, una obra que también está inconclusa, quedó en nada, o mejor en una burla para los habitantes de la comuna tres, especialmente para los deportistas.

Finalmente anotamos la última, pues este espacio no nos permite referirnos a otras, se tumbó la vieja casona de la escuela de la IEM Agustín Agualongo de La Laguna, para construir, con recursos propios, una nueva obra y también quedó en nada, burlándose de los niños, profesores, padre de familia y comunidad en general, quienes creyeron en las falsas promesas del alcalde.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba